La Sierra vislumbra la recuperación de las salinas de Imón

imon200513La comarca del río Salado, en la sierra norte de Guadalajara, llegó a proporcionar más del 10% del consumo de sal de la península   Con el lema “La Sal de la Sierra”, el pasado sábado se celebró en la localidad de Imón una jornada monográfica dedicada a las salinas de esta zona, en un acto enmarcado en el V Ciclo de Primavera que organiza la Asociación Serranía de Guadalajara. La jornada, que contó con la asistencia de un centenar de personas y con la colaboración de la Asociación Amigos de las Salinas de Interior, se compuso de una mesa redonda sobre las salinas y una visita a las instalaciones en el término municipal de Imón.

El acto comenzó a las diez y media de la mañana con una visita guiada por las antiguas instalaciones de las salinas. Paseando por los antiguos caballones o caminos empedrados, la visita discurrió entre los recocederos y albercas en las que se almacenaba y desecaba el agua, rojiza por la concentración de sal y por la presencia de microorganismos específicos. Los viejos molinos, con su construcción octogonal, que albergaban los pozos y las norias, fueron visitados entre la admiración, por su originalidad y valor cultural, y el desasosiego por su amenaza de ruina. Asimismo los imponentes, y también ruinosos almacenes, de hasta 1500 metros cuadrados de superficie, recordaron a los asistentes tiempos en los que esta comarca del Salado proporcionaba más del 10% del consumo de sal de la península o en los que se financió con sus beneficios la construcción de la catedral de Sigüenza.

La visita fue guiada y comentada por Daniel Carpeño, consejero de la empresa propietaria y por Julio, el último trabajador de las salinas hasta ahora. Promesa de inversiones Posteriormente, se celebró la mesa redonda en la que se analizó el pasado, presente y futuro de las salinas y al que asistieron el alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, junto con alguno de sus concejales y el alcalde pedáneo de Imón, Felipe Lucio. Katia Hueso, presidenta de la Asociación de los Amigos de las Salinas de Interior, analizó la evolución geológica de la cuenca del salado y los sucesivos asentamientos que han poblado y aprovechado la sal de la cuenca del río Salado. Tampoco se olvidó de la original  flora y fauna que pueblan la zona en base a las peculiares características del subsuelo de la zona. Mariano Martínez, trabajador durante muchos años de las salinas, recordó para todos su vida en las salinas y las de muchos vecinos de la comarca y temporeros que también extraían la sal.

Para deleite de visitantes y nostalgia de los vecinos, revivió los tiempos en que durante los seis o siete meses que duraba la temporada, recogían la sal con sus rodillos, la amontonaban con sus palas en los caballones y la transportaban con las mulas o las vagonetas a los almacenes. Finalmente Daniel Carpeño, descendiente de la comarca y consejero de la empresa titular, relató su llegada como empresario a las salinas, las dificultades que presenta ser propietario de un Bien de Interés Cultural y los planes que se abordarán en un futuro próximo.

Entre ellos, se pretende la reexplotación industrial mecanizada de las salinas en terrenos próximos a las mismas, sin deterioro de las construcciones originales. Asimismo, se plantea frenar el deterioro progresivo de las instalaciones antiguas y abordar la recuperación, lo más fiel y respetuosa posible, de alguno de los molinos y norias. Las inversiones podrían llegar a los 500.000 euros y podrían reimpulsar la actividad económica de la comarca y dar un respiro a la preocupación general por el deterioro y abandono de las salinas.

En el coloquio posterior a las intervenciones se destacó la sorprendente pasada riqueza económica y cultural de las explotaciones y la preocupación por los posibles impactos negativos de las intervenciones previstas. Tanto Daniel Carpeño como el alcalde de Sigüenza y de Imón apostaron por la confianza en el proyecto y por el respeto a los aspectos culturales.

José María Alonso, moderador de la mesa, cerró el acto como representante de la Asociación Serranía de Guadalajara invitando a los presentes a sus próximas citas: La ruta de la jara, entre Riofrío y Santamera el próximo sábado día 25 de Mayo y la Jornada de la Tradición Serrana el día 22 de Junio en Robleluengo.