La supresión de Urgencias irá al Tribunal de Castilla-La Mancha

El secretario general del PSOE de Guadalajara, Pablo Bellido, ha anunciado este martes que los ayuntamientos socialistas afectados por el cierre de servicios de urgencias acudirán a los tribunales en contra de una decisión “ilegal y arbitraria”, que pone en grave riesgo la vida de los vecinos de estos municipios, ha dicho Bellido.

Este anuncio se ha hecho coincidir con la concentración convocada en el Hall del Hospital Universitario de Guadalajara contra los recortes, y en este caso también contra el cierre de estos centros de atención continuada.

En total, se verán afectados más de 60 pueblos y cerca de 20.000 personas de la provincia, una cifra que supera las 100.000 en el conjunto de la comunidad autónoma.

Bellido ha explicado que se presentarán recursos contencioso-administrativos ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha para pedir la suspensión cautelar y la posterior anulación de la orden dictada por el Gobierno de María Dolores Cospedal.

“Consideramos que esta tropelía es nula de pleno derecho porque va contra la Constitución, contra ley General de de Sanidad y contra normativa del propio Gobierno autonómico, y esperamos que en algún momento la justicia la derogará”, ha afirmado. Además, ha reiterado el compromiso de reabrir los centros de urgencia cuando el PSOE vuelva al Gobierno regional. “Lo único que se cerrará entonces será el periodo más oscuro de la democracia y de la autonomía de Castilla-La Mancha”.

El máximo responsable socialista de Guadalajara ha criticado las explicaciones que ha dado el Gobierno de Cospedal para justificar su decisión. “Son tan nefastas que han llevado a representantes del propio PP a llamar sinvergüenzas a los responsables de su partido o a dimitir de sus cargos. No se puede entender cómo hay dinero para los bancos y las autopistas de peaje y no hay dinero para mantener las urgencias y los médicos que salvan vidas todos los días con sus manos”.

“Es muy elocuente comprobar cómo han presupuestado en 2013 más dinero para propaganda y autobombo del SESCAM y de Cospedal de lo que cuesta mantener los centros de urgencia abiertos. Esto demuestra a las claras que no es un problema económico. Es un problema ideológico. Detrás de esta decisión hay un intento a futuro de que unos pocos se forren y todos los demás perdamos”, ha agregado.

Para Bellido, el cierre de los servicios de urgencia impuesto por Cospedal y Echániz “demuestra que no conocen Guadalajara, y supone un desatino político y social que va contra toda la población y discrimina especialmente al mundo rural, dificultando la accesibilidad a los servicios y la equidad”. Por el contrario, ha recordado que “los centros de urgencias que ahora cierran fueron abiertos por un Gobierno socialista que creía en el mundo rural y en la igualdad de oportunidades”.

Por su parte, también desde el sindicato CSIF tienen intención de presentar un recurso contra esta decisión.

Estos anuncios han sido dados a conocer este mismo martes en la concentración llevada a cabo en el Hall del Hospital Universitario de Guadalajara, en la que además de los sindicatos también han acudido a la mismo algunos alcaldes de localides afectadas.

Por su parte, desde el PP se insiste que a quince minutos los municipios afectados por este cierre dispondrán de otro centro de atención.