La vihuela de mano asume el protagonismo del verano cultural seguntino

A partir de las ocho de la tarde, y después de que el maestro constructor de guitarras José Luis Romanillos presentara el ciclo y el concierto,  subía al escenario el dúo Cantar alla Viola, compuesto por el violagambista y violoncelista Fernando Marín, especialista en instrumentos de arco del Gótico, Renacimiento y Barroco, emparentados con los laúdes y vihuelas de mano, que son antecesores de la guitarra española, y por la soprano norteamericana de origen jordano Nadine Balbeisi.

El dúo interpretó obras de compositores y manuscritos de los siglos XIV al XVI: caccias del trecento italiano, Códice de las Huelgas, Juan de la Encina, Francisco Guerrero, Antonio de Cabezón, Juan Blas de Castro y Diego Ortiz. Marín se mostraba encantado con el ambiente de la ciudad de Sigüenza. “El lugar es maravilloso, inspirador para nuestro repertorio”, declaraba ayer.

Cantar Alla Viola recupera el arte renacentista de acompañar el canto con una viola de arco o da gamba, una antigua manera caída en el olvido de acompañar la polifonía. Fernando Marín adapta para la viola y canto madrigales y canciones del Renacimiento y Barroco temprano. Cantar Alla Viola investiga en la recuperación histórica de instrumentos de la familia de la viola da gamba, como la vihuela de arco, de origen ibérico o la Lira-viola. El dúo utiliza fieles reproducciones de modelos históricos del Renacimiento, tanto en su forma como en las técnicas de construcción. Una intensiva búsqueda del repertorio especializado les ha llevado al descubrimiento de exquisitas obras de compositores inéditos. Tienen ya seis discos grabados. El fin de semana musical lo va a cerrar hoy la actuación, también en la Plazuela de la Cárcel, de Alfred Fernández (vihuela de mano).

El día de ayer sábado fue especialmente cultural en la ciudad, puesto que además del concierto de Cantar alla Viola, también la asociación “Seguntinos en el Camino de Santiago” disertó dos conferencias en el Centro Cultural El Torreón sobre la parte gallega del trayecto, centrándose sobre todo en los meses invernales. La misma agrupación ha organizado estos días unas marchas que recorren algunas localidades y pedanías de la ciudad. La primera tenía lugar ayer, y la segunda está programada para el próximo día 4 de agosto. El alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, y la concejala de Cultura, Sonsoles Arcones, estuvieron presentes en los actos.

Sigüenza, Torre de Babel de la guitarra en el comienzo de agosto
A propósito del ciclo de conciertos de vihuela, la antecesora de la guitarra española, Sigüenza es en estos días una Torre de Babel para lutieres, aficionados y profesionales, venidos de todo el mundo. Hasta 21, llegados de Tailandia, Estados Unidos, Bélgica, Bosnia, España, Noruega o Inglaterra, se afanan por construir con sus propias manos una guitarra siguiendo el método de construcción del maestro Romanillos cuyas guitarras saltaron a la fama mundial entre las manos, entre otros, del gran guitarrista clásico inglés Julian Bream.

Liam Romanillos, hijo del maestro y Steve Rees, son los monitores encargados de impartirlo en estos días en las instalaciones de la SAFA seguntina. “Básicamente les enseñamos nuestra forma de hacer las guitarras construyendo una”, explica Liam. La familia Romanillos publicitó el curso un martes mediante un e-mailing enviado desde Inglaterra, y el viernes ya se había completado el cupo máximo de alumnos para participar en él. Su padre también atiende los cursos con sus lecciones magistrales, pero de una forma ya más sosegada a sus ochenta años.

Los alumnos son una mezcla tan heterogénea como sus propias nacionalidades. Algunos son lutieres semiprofesionales, otros nunca se habían enfrentado a un reto como este, otros lo tienen sólo como afición. “Uno de los alumnos va a completar el curso por sexta vez”, informa Liam que destaca que como uno de los grandes atractivos de las enseñanzas “el hecho de construir guitarras españolas precisamente en España”. El curso empezó el pasado día 23, y terminará la semana próxima. Es tan intenso que no admite descanso ni siquiera los sábados y domingos.

Los discípulos más avezados, estaban ya ayer a punto de terminar su trabajo. De hecho, en sólo una semana ya estaban haciendo algunas pruebas de sonido antes de comenzar a barnizar. Sobre las mesas, y además de las herramientas de carpintería y marquetería, maderas de abeto rojo,  palosanto, arce y ciprés. El curso no se había realizado en Sigüenza desde el año 2007.