Labrador, en su visita a la capital, destaca la “vocación de servicio público” de los ayuntamientos de la región

Durante sus declaraciones a los medios de comunicación tras reunirse con el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, Labrador ha afirmado que durante el encuentro han hablado de “encontrar las soluciones para facilitar, en la medida de lo posible, lo más rápidamente, el cumplimiento de las deudas adquiridas por otros, que increíblemente se encuentran satisfechos de haber llevado a la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha y a sus ciudadanos, a una ruina importante”.

En este sentido, el consejero ha calificado como “mala noticia” la reciente rebaja de la calificación de la deuda de Castilla-La Mancha por parte de una agencia internacional, al tiempo que ha recordado que esta agencia ha señalado que esta calificación se debía a “las incompetencias realizadas en el último año, a la falta de previsión de gastos y a no poder contabilizar los riesgos que se iban a producir”.

Por ello, el consejero considera que los que han llevado a Castilla-La Mancha a esta situación “deben responder de su mala gestión, y no entendemos, en ningún caso, cómo alguien se puede sentir orgulloso de dejar a deber 167.000 facturas”.

A su juicio, “Barreda, debe ser responsable y debe responder ante la sociedad, y no buscar un retiro dorado y abandonar su compromiso con Castilla-La Mancha e irse directamente a Madrid”.

En otro orden de cosas, Labrador ha subrayado la importancia de la colaboración entre administraciones para aplicar la Ley de Emprendedores, cuyo principal objetivo es la creación de empleo en la región.

Por último, el consejero de Presidencia y Administraciones Públicas ha destacado la gestión que viene realizando el alcalde de Guadalajara al frente del Ayuntamiento y ha subrayado que “ha sido recientemente validada por los ciudadanos de forma abrumadora”.