Las familias de acogida fomentan valores sociales a través de juegos con estos animales

La directora general de Familia, Menores y Protección Social de Castilla-La Mancha, Silvia Valmaña, ha asistido este fin de semana en Guadalajara a un encuentro con familias de acogida, en el que los perros labradores han tenido un papel protagonista. Su objetivo era fomentar aptitudes y valores en los menores.

Los cuatro perros labradores, pertenecientes a la Fundación Bocalán, han realizado diferentes actividades en equipo e individuales, guiados por  sus cuidadores. Posteriormente, los cuidadores explicaban a los asistentes la labor de adiestramiento de estos animales y  han jugado al “cantaperros”. Esta actividad ha estado centrada en mostrar a los niños cómo los animales, obedecen las órdenes básicas del juego.

La posibilidad de compartir juegos con estos animales es un factor que facilita la integración social a menores que se han visto privados de un hogar normal. Como broche final a esta fiesta, que todos los años organizan los padres de acogida de Guadalajara, los menores han recibido, directamente de los perros, un peluche de regalo.

Valmaña ha señalado al término de este encuentro que el objetivo es potenciar, a través de diferentes acciones de sensibilización, el acogimiento familiar de menores tutelados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

En este sentido, la directora general de Familia, Menores y Protección Social ha hecho hincapié en la importancia que para estos niños tiene crecer en el seno de una familia estructurada para “ofrecer a los menores tutelados una alternativa en la vida que sirva para aprender los valores de la convivencia y que puedan recibir el cariño y apoyo de una familia”.

A juicio de Valmaña, para quienes no pueden estar con su familia natural, “lo ideal es que estén con otra familia que les ayude, les cuide y atienda y, sobre todo, les dé cariño y puedan aprender los valores de la convivencia en un hogar normalizado”.

También ha recordado que el acogimiento familiar forma parte de una de las medidas más favorables para la atención de menores que, por diversas circunstancias, no pueden seguir conviviendo con su familia biológica, y para los que se tiene que adoptar la medida protectora de tutela o guarda, siempre persiguiendo el interés superior del menor.

En esta línea, Valmaña  ha explicado que en Castilla-La Mancha cerca del 60 por ciento de los menores tutelados están conviviendo con familias, un porcentaje que la Junta quiere aumentar animando a más familias a iniciar una experiencia de acogida de un menor tutelado. El resto de menores tutelados están en programas de acogimiento residencial.

En el caso de Guadalajara, Valmaña ha detallado que son 60 los menores acogidos en 45 familias, y otras 14 están en bolsa esperando acoger menores en situación de tutela.    La responsable de Familia ha agradecido el compromiso de las familias acogedoras  “que no han dudado en abrir las puertas de sus hogares a otros niños que tienen una determinada necesidad para darles todo su apoyo y cariño”.

En la jornada también han participado el Delegado de la Junta en Guadalajara, José Luis Condado, la presidenta de Diputación, Ana Guarinos, y la concejal de Asuntos Sociales en la ciudad de Guadalajara, Carmen Heredia.