Los agricultores de Argecilla, víctimas de numerosos robos

Los agricultores afectados han presentado las pertinentes denuncias en el cuartel de la Guardia Civil de Jadraque. Entre lo sustraído hay herramientas, combustible, baterías, bidones, o hierros para una posible venta destinada a chatarra. Incluso, a uno de ellos, le han llegado a robar el tractor y el remolque.
Es el caso de José Luis Juárez víctima de dos robos en una semana. En el primero de ellos, la noche del 21 de junio le sustrajeron 2.000 litros de gasoil agrícola y herramientas, y en el último de ellos, le robaron de una nave, el tractor y el remolque, que días después apareció abandonado en el monte.
Según ha relatado a APAG, los delincuentes, forzaron la cerradura de la nave donde los tenía guardados y se los llevaron en plena noche. Cuando los encontraron, unos días más tarde, en el remolque también había un bidón que no era de su propiedad, lleno de gasoil. Según apunta, Juárez, los mismos ladrones pudieron cometer tres robos en la misma noche: el de su tractor y el remolque, el bidón  que pertenecía a otro agricultor y el gasoil que llevaba dentro en el momento del hallazgo.
Otro de los agricultores afectados, Miguel Angel Elvira, ha señalado al gabinete de APAG, que el último robo que sufrió se produjo la noche del 29 de junio. Pero que también ha sido víctima de dos asaltos a su nave en el transcurso de una semana. Los ladrones ‘sólo’ se llevaron una caja de herramientas, pero ocasionaron desperfectos en la puerta de acceso.
Elvira ha relatado que a la hora de presentar la denuncia ante el cuartel de la Guardia Civil de Jadraque se juntaron allí tres agricultores del municipio para denunciar lo mismo. De hecho, este agricultor de Argecilla ha relatado cómo cuando se dio cuenta de que había sido víctima de un robo y acudió a ver qué había ocurrido y en el trayecto vio como unas 10 naves del pueblo están abiertas esa misma noche.
El ambiente en el pueblo es de “indignación”, según apuntaba Juárez a lo que hay que sumarle la sensación  de “indefensión y miedo”. Por esta razón, ha explicado que los agricultores afectados además, temen que los delincuentes puedan ir armados y que por vigilar sus pertenencias puedan desencadenarse situaciones que impliquen mayor gravedad.