Los libros salen a la calle en Cabanillas del Campo

El buen tiempo y la ausencia de lluvia al mediodía (hora de la inauguración) animó a un buen número de lectores a acercarse hasta la calle Juan Rhodes para echar un vistazo a las novedades literarias durante la celebración de la IV Feria del Libro de Cabanillas del Campo. Las nubes sí se hicieron mucho más amenazante por la tarde, bien entrada ya la jornada y sus múltiples actividades.

Entre los más vendidos se ha colado el pequeño volumen ‘¡Indignaos!’, de Stephan Hessel. La omnipresente crisis se hizo notar, asimismo, en el tamaño y acabado de los ejemplares. Bajo el brazo de los compradores se pudieron ver más libros de bolsillo que de tapa dura. Aunque, paradójicamente, es a través de los libros de cartón duro, capaces de resistir todos los trajines, como los niños y niñas (que tampoco se quisieron perder esta Feria del Libro de Cabanillas del Campo) empiezan a interesarse por las historias que se guardan en sus páginas, atraídos fundamentalmente por las formas y colores de los ejemplares que les miran desde las estanterías.

El alcalde de la localidad, Jesús Miguel Pérez, no se perdió la cita literaria y se acercó a la calle Juan Rhodes para apadrinar el acto de inauguración. En su intervención, el regidor reconoció el papel de los libreros Por su parte, Reyes Estévez, delegada provincial de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, manifestó su deseo por que esta Feria del Libro “sea buena y próspera para los stands y para los libros” Por último, Estévez aseguró que “esta IV Feria del Libro con seguridad va a contribuir a que se mantengan abiertos esos depósitos vivos de cultura que son las librerías”. Además, señaló que “esta IV Feria del Libro nos va a dar la oportunidad de celebrar la palabra, de celebrar el libro, de celebrar la lectura. Y es que es muy importante porque todo lo que conforma nuestra vida lo expresamos a través de la palabra”.