Los parques eólicos se quieren instalar en Sigüenza…

Recreación parques eólicos. Plataforma Amesah
Recreación parques eólicos. Plataforma Amesah

La luz eléctrica es fundamental para nuestro modelo de vida. No podemos sobrevivir sin ella. Se ha convertido en imprescindible. ¿Se imaginan una cocina sin frigorífico? ¿O una noche a oscuras? ¿Qué pasaría si no pudiéramos cargar nuestro teléfono móvil? Protestaríamos, nos quejaríamos, no sabríamos qué hacer… Por tanto, es muy importante en la actualidad. Se utiliza en nuestros quehaceres domésticos, en la industria, en el ocio….

Pero, ¿cómo se produce? Existen diferentes fórmulas. Algunas de ellas muy polémicas, por sus afecciones al medio ambiente. Por eso, desde muchos sectores sociales, económicos e institucionales se defienden formas sostenibles de obtención energética, como las renovables. Y, entre ellas, destaca la eólica.

Precisamente, Guadalajara es puntera en lo que a aerogeneradores instalados se refiere. Se pueden encontrar diversos complejos de este tipo a lo largo y ancho de la provincia. Y algunos, de un gran tamaño, como el ubicado en Marachón. De hecho, cuando se inauguró en 2006 llegó a ser el más grande de Europa. Una interesante política que se ha retomado en las últimas semanas. La apuesta por las renovables parece recuperarse, después de la crisis y de las medidas obstruccionistas del gobierno de Rajoy.

Un ejemplo de ello son los cuatro proyectos que se quieren instalar en la comarca seguntina. El más relevante recibiría el nombre de «Piedra Blanca» y estaría ubicado en las cercanías de Sigüenza. Acogería a 47 aerogeneradores y generaría 148 MW. Los otros tres planes estarían emplazados –respectivamente– en las proximidades de Algora, con 28 molinos y 88 MW; en Negredo, con 32 máquinas y 100 MW; y en el entorno de Torremocha, con 31 aerogeneradores y 97 MW. Todas estas iniciativas se encuentran impulsadas por una misma empresa. Se trata de «Green Capital Power SL», según informan desde la Junta de Comunidades de Castilla–La Mancha.

La situación de la petición
Pero, a día de hoy, ¿en qué estado se encuentra la tramitación de estos cuatro proyectos? El Ministerio para la Transición Ecológica es el organismo que se está encargando del proceso, ya que cada uno de los complejos presentados supera los 50 MW de potencia instalada. “Al ser tan grandes, se han de gestionar desde el Gobierno central”, explica uno de los portavoces de Ecologistas En Acción–Guadalajara (EA), Alberto Mayor.

Por el momento, el Departamento dirigido por Teresa Ribera ha abierto el periodo de información pública. Y, aprovechando dicha circunstancia, desde diferentes administraciones y entidades sociales han presentado sus «sugerencias» a los proyectos, que deberán ser ejecutadas por la empresa. “Estamos ante una suerte de consultas previas a estos parques eólicos”, confirma el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Santos López.

De hecho, el Gobierno regional ya habría remitido los informes respectivos sobre este asunto. “Hemos enviado las características que poseen las zonas en las que se ubicarían los complejos de aerogeneradores, señalando si existe algún espacio protegido”, explica López. “También hemos comentado los problemas que se pueden encontrar y qué medidas correctivas se deberían adoptar”, añade el director provincial. En este proceso también ha participado Ecologistas en Acción. “Una de nuestras principales propuestas tiene que ver con la realización de estudios de avifauna”, señala Alberto Mayor.

Una vez registradas todas las sugerencias en el Ministerio de Transición Ecológica, el mencionado organismo las traslada a la compañía interesada. “Por tanto, ahora el promotor debería estar realizando el mencionado informe de avifauna”, aseguran desde EA. “Cuando lo termine, tendrá que volver a presentar los proyectos al Gobierno central, para poder someterlos a Evaluación de Impacto Ambiental”, añaden. Un trámite que llegaría “a finales de este año o principios del que viene. Así lo han asegurado los técnicos”, confirma Santos López. “El Ministerio será el que tome la decisión final, atendiendo a la totalidad de los datos recabados”, concluye el director provincial.

Un apoyo crítico
Sin embargo, y a pesar de que la instalación de este tipo de tecnología suele ser positiva –en aras de una producción energética más sostenible–, siempre hay que implementarla con tiento. “Aunque desde Ecologistas en Acción estamos a favor de las renovables, cuestionamos los emplazamientos en los que se ubicarían estos proyectos, debido a las afecciones que podrían tener sobre el territorio”, confirma Alberto Mayor. “Los parques que se han planteado en Sigüenza y Alto Henares son altamente impactantes”, espeta.

En este sentido, dicha organización denuncia que los mencionados complejos se situarían muy próximos a espacios protegidos, como el Parque Natural del Río Dulce o el «Valle y Salinas del Salado», incluido en la Red Natura 2000. “Parece que se va a desarrollar una energía limpia, pero –en realidad–, en dichos casos, afectarían a enclaves de un gran valor ecológico, a aves protegidas y a mamíferos como el lobo, que se encuentra en proceso de dispersión en el entorno”, explican. “Además, se produciría una destrucción del paisaje”, añaden.

– Uno de los nuevos parques eólicos se hallaría muy cerca de Sigüenza. En concreto, sería el denominado «Piedra Blanca». El mismo, ¿afectaría a la panorámica patrimonial que conforma esta ciudad, declarada «Conjunto histórico–Artístico»?

– ¡Por supuesto! –confirma Alberto Mayor–. De hecho, varios aerogeneradores se divisarían desde la entrada principal de la localidad, desde las almenas del castillo o desde la propia plaza del Parador… Se produciría, por tanto, un gran impacto paisajístico e histórico.

Pero los problemas no finalizan aquí. “Este entorno, además de los problemas ya comentados, se constituye como un paso de aves migratorias, que podrían chocarse con las aspas de los aerogeneradores…”, denuncian los ambientalistas. En consecuencia, en el caso concreto de «Piedra Blanca», “existen argumentos suficientes para desestimar” esta idea, señalan.

Preguntados sobre este asunto, desde la Junta de Comunidades señalan hacia el Consistorio. “Suponemos que el Ayuntamiento seguntino habrá realizado el informe requerido”, indica Santos López. “Nuestros técnicos presentaron el pasado día 17 de abril de 2018 las sugerencias pertinentes”, aseguran fuentes de la institución municipal. “Se recogieron las observaciones necesarias desde los puntos de vista económico, urbanístico, medioambiental, turístico, paisajístico y otros”, complementan. “Además, también incluimos todo lo que nos hicieron llegar sobre este asunto tanto particulares como asociaciones”, corroboran.

“En cualquier caso, y hasta la fecha, no hemos autorizado ni firmado ningún documento que implique la instalación del hipotético parque eólico en Sigüenza”, aseguran desde el Consistorio. “Tampoco hemos llevado a cabo ningún trámite administrativo adicional ni con otras instituciones ni con la empresa promotora del proyecto”, confirman.

Posibles alternativas
De todas formas, los ecologistas siguen observando críticamente las cuatro iniciativas eólicas. “Consideramos que los mencionados proyectos no se pueden desarrollar donde se han previsto. Hay otros lugares mucho más adecuados”, indican.

– ¿Qué otras opciones de emplazamiento proponen?

– Se podrían ubicar allí donde no afecten a espacios naturales –lanzan desde EA–. En su día, señalamos que el corredor de la A2 existente entre Torija y la estación de servicio del kilómetro 103 sería una buena alternativa para establecer aerogeneradores…

Pero, al mismo tiempo, desde la entidad ambientalista insisten en un postulado. Se debe eliminar el «impuesto al Sol». De esta forma, los particulares y las cooperativas ciudadanas podrían instalar placas solares, «molinos» a pequeña escala u otras formas productivas, fomentando así el autoconsumo. Y, por consiguiente, “existiría una menor demanda energética a gran escala, reduciéndose el impacto de los grandes macroproyectos que se están planteando”, augura Alberto Mayor.

Una buena propuesta que permitiría seguir fabricando luz eléctrica a la vez que se respeta el medio ambiente. Ambas opciones son compatibles. Y necesarias. De hecho, en países cercanos ya están desarrollando ideas parecidas. Progreso y sostenibilidad ambiental no pueden estar enfrentados. Todo lo contrario. Tienen que ir de la mano. La energía es fundamental para nuestra vida. Pero la naturaleza lo es todavía más. Por ello, hay que impulsar alternativas que conjuguen a la perfección estas dos circunstancias…

Julio Martínez

Historiador y periodista, especialista en comunicación ambiental y en Masonería mexicana. El reporterismo es mi vocación. Ahora informando desde Guadalajara. “Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz” (Benito Juárez, 1867).