Los seguntinos llenan de solidaridad La Salceda en el Torneo navideño “Jugamos todos”

La entrada para disfrutar del espectáculo era un juguete, que no tenía por qué ser nuevo sino simplemente presentar un buen estado de conservación, o bien alimentos no perecederos. Cáritas Arciprestal Sigüenza-Atienza se encargó de hacer acopio de las donaciones en el pabellón. Igualmente, en los próximos días se ocupará de hacerles llegar  los alimentos a las familias necesitadas de la comarca, y también de entregar a los Reyes Magos los juguetes para que los incluyan en su reparto a los niños la próxima noche mágica del día 5 de enero, también en el área de la Sierra Norte.

A partir de las 20:00 horas los dos equipos, orensano y guadalajareño, disputaron el partido. De forma previa ambos conjuntos se hicieron la foto de familia e intercambiaron escudos y regalos protocolarios. Los gallegos se presentaron en Sigüenza con todos sus efectivos con la única excepción de dos futbolistas en edad juvenil que disputan en estos días un torneo con la selección gallega de la categoría en Bilbao y de un jugador lesionado que, muy a su pesar, no pudo viajar a la ciudad del Doncel. Igualmente el pelotero seguntino Mark Galindo se perdió el choque por estar disputando el mismo campeonato con la selección regional de CLM.

Los orensanos han participado en el evento de manera completamente altruista, como también lo hizo el colegiado que dirigió el choque, Alvaro de las Heras, enviado por el Comité Provincial de Arbitros. El resultado final fue de 7 goles a 1 a favor de los seguntinos. “Los guarismos del partido de hoy no significaban nada, lo más importante es el propósito y la unión de deporte y solidaridad”, declaraba anoche Javier Bodega, entrenador de los locales. El espectáculo futbolístico logró recoger 150 kilos de alimentos y más de 200 juguetes de todos los tipos y tamaños.

La presencia del Club Gallego del Ponte Ourense F.S. ayer en La Salceda tiene una curiosa historia detrás. El orensano Víctor Sousa, uno de sus jugadores, ayudó el año pasado al Sigüenza FS a ascender a la Segunda División B del Fútbol Sala. Sousa fue jugador del Sigüenza los últimos cuatro años, compatibilizando su docencia en Atienza con el deporte. Después de aprobar sus oposiciones, volvía de nuevo a su tierra ya como profesor titular. Su calidad y su pasión por el fútbol sala le llevaron a fichar por el equipo de su ciudad en Galicia que milita en la Tercera División. La amistad que le une a los integrantes del Sigüenza FS y su cariño por la ciudad han sido los responsables de esta primera edición del Torneo de Navidad. “Hay una lejanía, pero al mismo tiempo también hay un vínculo fuerte entre los dos equipos que es el deporte y la solidaridad. Al principio el partido iba a ser un simple amistoso de hermanamiento entre clubes. Por las fechas en las que íbamos a disputarlo, decidimos darle un toque benéfico, también para aportar nuestro pequeño granito de arena ante la crisis”, declaró ayer Sousa. Fue precisamente él quien hizo el único gol de los gallegos. Su tanto se llevó el aplauso unánime de la grada en el momento más emotivo de la noche.

El equipo local lo había organizado todo con mimo, publicitando el evento por toda la ciudad para sacarle todo el jugo solidario a “Jugamos Todos”. “Agradecemos de corazón la presencia de los orensanos aquí. Les devolveremos la visita en el futuro. Ya estamos dándole vueltas a cómo será la segunda edición de esta iniciativa benéfica. Y por último y más importante, agradecemos de corazón la respuesta de los seguntinos a nuestra convocatoria”, terminó ayer Bodega.

Una delegación municipal encabezada por el alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, y por el concejal de Deportes, Julián Barrero, estuvo presente en el choque interprovincial. “Lo que hemos visto hoy en La Salceda ha sido un hermoso acto de solidaridad que el Ayuntamiento va a apoyar todas las veces que se organice. Agradecemos su esfuerzo altruista a los dos equipos que han dado una verdadera lección de deportividad en todos los sentidos”, declaró Barrero.