Los socialistas acusan a Román de derroche con la nueva oficina de turismo

De Miguel considera que esta estructura prefabricada no puede considerarse una oficina de turismo sino que más bien es una “caseta de obra”, situada en un entorno muy poco adecuado ya que es una zona con gran valor monumental, muy cercana al Palacio del Infantado y al Torreón de Alvarfáñez. Señala que Antonio Román podría haber elegido otro punto como la plaza de Santo Domingo o el parque de San Juan Bosco, cerca del nuevo aparcamiento de Adoratrices con 400 plazas de aparcamiento, para haber instalado un punto de información “en vez de hacerlo cerca de la actual oficina y en un entorno histórico”.

Lo califica de absurdo porque se ha instalado a escasos 150 metros de la oficina de turismo que existe en Guadalajara y que dedica casi el 90% de su actividad a la promoción de la ciudad lo que supone “una duplicidad de funciones, a no ser que el Alcalde pretenda retirar todos los folletos de Guadalajara que se reparten en la oficina de turismo para trasladarlos a este mamotreto”.

También ha dicho la concejala socialista que es un monumento a la estupidez porque supone un ejemplo más de intento de enfrentamiento de Antonio Román con la Junta de Comunidades que es quien gestiona la oficina de turismo actual. “En vez de aunar esfuerzos para conseguir que el turismo funcione y atraiga riqueza, lo que hace Román es dividir, es a lo que nos tiene acostumbrados durante toda esta legislatura”. De Miguel ha recordado que la Feria Internacional de Turismo (FITUR) que se inaugura el miércoles, es un ejemplo claro de unión entre administraciones, “se unen ayuntamientos, diputaciones y la Junta de Comunidades para un fin común que es el turismo y es una pena que el Ayuntamiento de Guadalajara ponga la nota discordante”.

Por último, Julia de Miguel señala que esta instalación supone un despilfarro ya que va a costar al bolsillo de los ciudadanos 70.000 euros que podrían destinarse a otros fines más útiles como abrir los monumentos de Guadalajara de lunes a viernes para dar un mejor servicio a las personas que  nos visitan.

Por todo ello, la concejala del PSOE ha manifestado su total desacuerdo con esta oficina de gestión turística que define como “una aberración arquitectónica, en un entorno que no es adecuado, con una duplicidad de funciones que no se entiende y en un afán de competición y de enfrentamiento continuo con la Junta de Comunidades”.