Los trabajadores de Ambulancias inician su “Marcha Amarilla” hacia Toledo

Durante estos días trabajadores de este servicio de toda Castilla-La Mancha recorrerán distintas localidades de la región hasta llegar a la capital regional. Su propósito no es otro que el de hace oír su voz para exigir que no se reduzcan los servicios, y el pago de las nóminas que se les adeudan.

La “Marcha Amarilla” -nombre otorgado por el color de los trajes que utilizan los conductores de las ambulancias durante su jornada de trabajo- ha discurrido inicialmente por la N-320. A la altura de la Glorieta de Valdeluz han tenido la deferencia de realizar una “mini-parada” para hablar con los medios de comunicación convocados en el lugar.

Poco a poco se van incorporando nuevos trabajadores a esta marcha a pie. Pero lo que si han confirmado los propios implicados es que si han podido iniciar esta medida reivindicativa ha sido porque otros compañeros están doblando guardia. La ayuda entre unos y otros es evidente.

Según ha comentado el propio presidente del Comité, Serafín García, “muchos compañeros se encuentran en una situación límite, teniendo que acudir a Cáritas para tener algo que comer y pidiendo a la empresa el despido para poder cobrar el paro”.

De momento, según García, “no hay ninguna solución. Sólo buenas palabras que no se cumplen. Llevan un año mintiéndonos”. Les deben varias nóminas y una paga extra y no tienen intención de parar en sus medidas reivindicativas si la empresa concesionaria no les paga.

El recorrido total de la marcha es de unos 120 kilómetros en total. La intención es realizar, aproximadamente, unos 20 cada día.