Los vecinos del Casco Histórico se informan sobre el Eje Cultural

Después de presentárselo al párroco de la concatedral, al presidente de la Junta de Cofradías, comerciantes de los principales colectivos de la ciudad; ha llegado el momento de que los representantes de los vecinos de la zona obtengan los detalles esta obra municipal.

Los concejales de Infraestructuras, Jaime Carnicero, y de Participación Ciudadana, Carmen Heredia, han querido detallar a los vecinos los aspectos más relevantes de la reforma de la conocida por muchos como “antigua carretera de Zaragoza”. Entre ellos, han destacado las ventajas que traerá consigo la transformación de la vía en un único sentido para el tráfico rodado, la ampliación de las aceras para cumplir con la normativa de accesibilidad hasta el 1,80  metros de anchura, la mejora sustancial de la iluminación, el arreglo de la calzada, la ampliación del número de plazas de aparcamiento hasta los 227 lugares para el estacionamiento, así como la peatonalización del entorno de la Concatedral.

Además, los vecinos de esta zona también se han interesado por las mejoras que experimentará el entorno del Eje Cultural que se abre desde la glorieta de Bejanque a la Plaza de los Caídos. Algunas de las mejoras que ya recoge el proyecto, aunque bien es cierto que las empresas pueden ofrecer más, son la prolongación de la calle Pedro Pascual, la creación de una nueva glorieta que unirá la calle Salazaras con Doctor Creus, la apertura de la calle La Ronda a Ramón y Cajal, o también las mejoras de Francisco Torres,  Francisco Cuesta, Sinagoga, Ronda Santander, Benito Hernando (por determinar hasta qué numero) y Fernando Palanca.

Tanto Jaime Carnicero como Carmen Heredia han querido transmitir a los vecinos el interés y la preocupación del Ayuntamiento de Guadalajara porque las obras afecten en la menor medida a la cotidianidad del barrio. No obstante, han pedido comprensión porque, lo cierto, es que es inevitable unas obras crean molestias, y más del calado que tendrán las del Eje Cultural por afectar a una superficie de más de 20.000 metros cuadrados, 875 metros lineales, y actuar desde el subsuelo hasta la renovación del cableado del alumbrado público.

Los concejales se han comprometido a atender sus demandas en el Plan de Movilidad de Obra que se diseñará para el periodo de obras, desde mayo a finales de 2013 o principios de 2014; así como a la información que se facilitará a todos los vecinos sobre los cambios en el tráfico rodado y la señalización que plantee el sentido único del Eje Cultural desde la glorieta de Bejanque en dirección a la Plaza de los Caídos.

Con esta reunión con la asociación de vecinos del Casco Histórico, el Ayuntamiento de Guadalajara finaliza la ronda de contactos que ha mantenido en los últimos días con todos los beneficiarios del proyecto de obra del Eje Cultural para ofrecerles toda la información disponible y recoger sus propuestas o resolver sus inquietudes.