Marta García anuncia un convenio con la FEMP-CLM para impulsar la rehabilitación de viviendas

viviendas01_100714La consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Marta García de la Calzada, ha anunciado hoy que el Gobierno presidido por María Dolores Cospedal firmará un convenio con la Federación de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha (FEMP-CLM), gracias al cual todos los ayuntamientos adheridos a él podrán modificar sus ordenanzas fiscales “para que las obras de rehabilitación que los ciudadanos lleven a cabo en sus viviendas estén bonificadas o exentas de las tasas municipales”.

Esta nueva iniciativa del Gobierno regional está dirigida a ayudar a los ciudadanos a que realicen las necesarias obras de rehabilitación y conservación de sus viviendas, debido a que “el parque inmobiliario de Castilla-La Mancha está muy envejecido”.

A juicio de Marta García, que ha inaugurado la Jornada sobre el “Nuevo Plan Regional de Vivienda, organizada por la Asociación Provincial de Empresarios de Construcción de Ciudad Real (APEC), para que el nuevo Plan de Vivienda sea “un éxito”, necesita la colaboración de los ayuntamientos y la implicación de los empresarios del sector de la construcción.

El “triple objetivo” del VI Plan de Vivienda
Marta García ha explicado que el nuevo marco legislativo implantado en Castilla-La Mancha, a través del VI Plan de Vivienda 2013-2016, que cuenta con una dotación de 154 millones de euros, se marca un “triple objetivo”. En primer lugar, “atender a las necesidades de los ciudadanos”, garantizando el acceso a la vivienda a quienes más dificultades tienen, gracias al fomento del alquiler. Además, ha explicado la consejera, este plan “pone el acento en la rehabilitación”, para garantizar que los ciudadanos que tienen vivienda “puedan conservarla en buen estado”. En definitiva, “casas más cómodas, más seguras y más eficientes energéticamente”.

Asimismo, ha constatado que el nuevo Plan Regional de Vivienda nos acerca a los estándares y normas europeas, que imponen “la eficiencia energética en los edificios como objetivo social y medioambiental”, dinamizando así el sector de la construcción, uno de los más afectados por la crisis económica.

Un giro radical en política de vivienda
Hasta la presente legislatura, ha explicado García de la Calzada, todos los recursos públicos se destinaban a construir vivienda nueva y a facilitar su compra, por lo que se dificultaba el acceso a la vivienda a los ciudadanos y se había provocado un stock de vivienda vacía (en Castilla-La Mancha el porcentaje roza el 16 por ciento de todo el parque inmobiliario).

El nuevo plan destina 20 millones de euros a fomentar el alquiler, con ayudas individuales para que los ciudadanos “puedan acceder a esas viviendas, y que éstas no queden vacías”.

Cabe destacar que más del 50 por ciento de las viviendas castellano-manchegas son anteriores a 1980, más de 200.000 no tienen un sistema de calefacción o que más de 80.000 con un número superior a cuatro plantas no tienen ascensor, motivo por el que la titular de Fomento ha incidido en la necesidad de fomentar la rehabilitación, una línea a la que se destinan más de siete millones de euros en el citado plan.

Por todo ello, a su juicio, “había que darle un giro radical a la normativa”, tal y como se ha hecho desde el Ejecutivo central, publicando en el año 2013 dos nuevas leyes: una relativa al alquiler y otra a la regeneración, rehabilitación y renovación urbanas. Con esos instrumentos legislativos y para ejecutar esa política de vivienda, “hemos puesto en marcha los planes a nivel del Estado y de las comunidades autónomas”, ha concluido.