Martínez (La Ciudad de la Miel): “Mi apuesta fuerte está en el polen fresco”

goyo_fapicola070314Gregorio Martínez es apicultor y gerente de la empresa Marciana Corredor Herrera, de Horche (Guadalajara), que ganó con su marca de miel Guadalhor el concurso Gran Selección 2013, y lo hizo con una muestra multifloral, lo que le otorgó el premio como la mejor miel de la región en categoría diferenciada.
Pero si por algo es conocido este apicultor es por ser el propietario del establecimiento “La Ciudad de la Miel”, de Horche. Su presencia en la Feria de Pastrana despierta cada año a los fieles a este dulce evento un gran interés por el colorido y atractiva decoración del stand con el que acude año tras año a la muestra, acumulando ya algunos premios.
En esta edición Martínez va a Pastrana “con la expectativa de que sigan acudiendo esas veinte o veintitantas mil personas del pasado año, que en los tiempos que corren ya sería importante. Estamos en una situación de crisis pero la Feria se va manteniendo”.
En su caso, volverá a la Villa Ducal con nuevas ideas  que no sólo se reflejarán en la presentación de sus nuevos envasados de cerámica en los que guardar el dulce manjar de la miel, en muy distintos colores que sustituyen al barro, sino en su apuesta “muy fuerte, por el polen fresco, un producto más efectivo y sano, y es que, está claro que los mercados cambian”, así lo piensa este apicultor y empresario.
Según ha explicado a Henares al Día, tomar “una cucharadita” de polen al día aporta proteínas, pero parece ser que también resulta muy efectivo para los casos de próstata y menopausia, al margen de ser bueno para asimilar mejor los alimentos, y ser un complejo vitamínico que se puede tomar disuelto en cualquier otro líquido en cualquier momento del día.Estas son algunas de las características que Gregorio Martínez ha querido destacar del polen fresco.
Pero lo que de momento ha dejado en compás de espera este horchano es su sueño de ampliar el negocio, algo que prefiere posponer hasta que “se salve esta crisis” en espera de años mejores. Y es que, aunque ahora no corren los mejores tiempos, es de la opinión clara de que se puede vivir de la agricultura aunque con esfuerzo y sacrificio ya que la modernización de los negocios conlleva mucha inversión económica.
No niega que la crisis les ha afectado, pero coincide con otros profesionales del sector en que lo está haciendo en menor medida, muy seguro de ver en la apicultura “un gran porvenir en unos años”.
No podemos dejar de preguntar a Gregorio por su stand, y aunque no le hemos pedido datos concretos porque debe ser sorpresa, si nos ha dicho que volverá a ser muy florido y colorido, aunque, eso sí, con cambios con respecto a ediciones anteriores. “No puedo negar que nos gusta que nos digan que nuestro stand está trabajado y es bonito”, concluye este horchano en tono tranquilo y pausado, pero convincente.