Más de un millar de personas responden a la llamada por la supervivencia de la Sierra Norte

En un ambiente reivindicativo, pero también animado por el sonido de cencerros y música de dulzaineros, se han reunido al mediodía en la céntrica plaza de Santo Domingo antes de marchar hasta la sede de la Delegación de la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha, donde se ha leído un manifiesto con sus demandas.
Desde la junta de la Plataforma Sierra Norte de Guadalajara hacemos una valoración muy positiva de la respuesta obtenida por parte de todos los pueblos de la sierra, la cual nos anima a seguir luchando por los derechos de la Sierra Norte de Guadalajara. Igualmente esperamos que la administración sea sensible a la respuesta de la sierra.
Vecinos procedentes de la veintena de pueblos que forman parte de la Plataforma han protagonizado un recorrido encabezado por la pancarta “Salvemos nuestros pueblos, Salvemos la Sierra”. Además, se han podido ver otras reclamando el mantenimiento de los servicios de urgencias que el Gobierno regional pretende suprimir o pidiendo un trato igualitario para quienes viven en el medio rural. En ellas se podía leer desde “SOS, Urgencias Hiendelaencina”, “Sin urgencias, sin autobús = ataúd” o “No te pongas enfermo de noche si no tienes coche”, hasta “Tributo, pero no computo”, “La Sierra paga, pero no recibe” y “No somos ciudadanas de tercera”, firmada esta por la Asociación de Mujeres Mineras, de Hiendelaencina.
El manifiesto leído por el periodista Raúl Conde, presidente de la Asociación Serranía de Guadalajara, contenía un llamamiento a la unidad para continuar levantando la voz desde “unos pueblos que ven amenazado su modo de vida en el presente, pero sobre todo ven atenazado su futuro”. Solo en los últimos meses, están asistiendo al cierre de los servicios de urgencias de Hiendelaencina y Tamajón; la desaparición de líneas de transporte público; supresión de empleos ligados al mundo rural, como los efectivos de lucha contra incendios, agentes de desarrollo local y orientadores de empleo; eliminación de inversiones en mejora de infraestructuras y comunicaciones, y para colmo, la amenaza directa de desaparición de ayuntamientos.
“La crisis existe, pero no son los pequeños municipios del medio rural sus causantes ni deben pagar por los excesos de otros. Las consecuencias no pueden recaer en quien menos fuerza o menos voces tenga para defenderse. Sin embargo, eso es lo que está pasando, y por eso estamos aquí”, señalaba el comunicado.
Después de unos años en los que la vida en estos pueblos ha experimentado una considerable mejoría, este esfuerzo colectivo puede irse a pique ahora para volver a la situación de la segunda mitad del siglo pasado, cuando sufrieron un fuerte despoblamiento y algunos de ellos llegaron a quedar totalmente vacíos.
Precisamente, para evitarlo se ha creado la Plataforma, “cuyo objetivo es unir a personas, colectivos, asociaciones e instituciones para defender el derecho a vivir en la Sierra Norte de una manera digna y para luchar contra el desmantelamiento de los servicios y la progresiva despoblación de esta comarca”, aseguraba el manifiesto. Además, subrayaba que nadie está excluido: “Ya somos demasiado pocos como para que alguien propicie la división. Este es un movimiento de ayuntamientos y de ciudadanos. Y caben todas las opciones políticas”.
Por último, los asistentes a la manifestación han reclamado a las instituciones, “principalmente al Gobierno Regional, pero también a la Diputación Provincial y al Estado”, que emprendan políticas para favorecer la supervivencia del mundo rural, “en especial de las zonas más desfavorecidas como la Sierra Norte y otras comarcas similares”, al tiempo que exigía la suspensión de los recortes “que más perjudican al medio rural”.