Mateu Castellá: “Me duele mucho menos porque las sensaciones del equipo en Granollers fueron muy buenas”

“Cuando recibí el golpe supe que había sido fuerte, sentí mucho dolor, me mareé y empezó a salirme sangre. Mi familia estaba en la grada del pabellón y se asustó. Cuando me llevaron al banquillo les dije que quería que me calmaran la hemorragia para volver a salir a jugar y ganar el partido, pero no podía”, comenta el catalán, quien permanecerá en Barcelona hasta el próximo martes después de pasar por Urgencias en el Hospital Vall D´Hebron de la Ciudad Condal. Deberá llevar el yeso en la zona afectada durante diez días y al menos estará tres o cuatro semanas de baja. “Ojalá pueda estar contra Torrevieja -15 de octubre- porque es un partido muy importante para nosotros”, añade y confiesa que “ahora estoy jodido por el golpe y con la nariz taponada pero me duele mucho menos después de las sensaciones que dio el equipo en Granollers, fueron muy buenas aunque perdiéramos el partido”.