Máxima López Henche, la abuela de La Puerta, cumple 100 años

Juntos además de regentar la taberna del pueblo durante muchos años, tuvieron cuatro hijos, tres chicos y una chica, dos de los cuales viven todavía en esta bellísima localidad guadalajareña  en la que tienen dos bares a ambos lados del arroyo que cruza de lado a lado el casco urbano. Todos sus hijos, nietos y biznietos estuvieron ayer presentes en el homenaje y celebración del cumpleaños de la abuela.
Los actos comenzaron con una Misa, oficiada en la Iglesia Parroquial de La Puerta, una joya románica del siglo XII, oficiada por el párroco local Carlos San Félix. Acto seguido los porteños se trasladaron al Centro Social del pueblo en el que la abuela escuchó atentamente las cariñosas palabras que le dedicaron el alcalde de Trillo, Francisco Moreno, y el de La Puerta, Teófilo Benito. Especialmente emotiva fue la intervención de este último, que recordó los años en los que la homenajeada ejerció como tabernera en el viejo bar del “Tío Casca” y la vida de esfuerzo y trabajo criando a sus hijos y en el campo que llevó siempre la ya centenaria. Benito le entregó a Máxima una placa en recuerdo de su primer siglo de vida y como homenaje a una vida de esfuerzo y trabajo. Después de los breves discursos  de los munícipes, sus nietos y biznietos proyectaron una presentación con fotos antiguas de la vida de Máxima que emocionaron hasta la lágrima a muchos de los presentes. La concejala de cultura del Ayuntamiento de Trillo,  María José Pérez Alcaraz, le hizo entrega a la abuela de un hermoso ramo de flores unos momentos antes de que la sala principal del Centro Social, abarrotada con más de 120 personas, le cantara el “Cumpleaños Feliz” a la abuela. No faltó la tarta, para apagar cuyas tres velas le sobraron pulmones a Máxima. Los acordeones y la alegría de La Puerta prolongaron la fiesta de aniversario hasta bien entrada la noche.