Niños y mayores se unen en torno a las tradiciones parejanas del día de los Santos

pareja311014Niños y mayores compartieron la tarde de ayer en torno a las tradiciones del día de Todos los Santos de Pareja. A partir de las 16:30 horas, treinta y cinco niños y niñas de Pareja se acercaron hasta el local de la Asociación Cultural y de la Mujer para, ayudados por sus padres y tres monitoras voluntarias, confeccionar sus calabazas de Todos los Santos.

Ayuntamiento y Asociacción habían  proporcionado a los pequeños artistas todos los materiales necesarios para que ellos dejaran volar su creatividad de la mano de fieltros, plastilinas, serpentinas y cartulinas de todos los colores, hilos, lanas o pinturas. “Algunos intentan que den miedo, otros buscan ser los más originales… pero lo que nos parece importante es que lo pasen bien, refuercen su amistad y sus lazos con Pareja, y lo hagan recordando las costumbres de nuestro pueblo. Este día es muy tradicional en Pareja. A los niños les hace mucha ilusión trabajar sus manualidades juntos, porque comparten ideas y pasan una tarde estupenda”, valoraba ayer María Tierraseca, concejala de Festejos, que fue además una de las voluntarias.

Alba Pastor, de diez años, había fabricado una calabaza a la que le había puesto unas gafas negras. “La he cortado por la mitad, le he puesto unas gafas, como las que llevo yo, el pelo, y después unos lazos para que la melena no le tapara la cara. Dentro le he colocado otra más chiquitita, una minicalabaza, su hija, que es lo que mejor me ha quedado”, decía ayer la pequeña.

Marián Hermosilla, una de las mamás que acudió también al taller,  afirmaba ayer que “es importante mantener las costumbres de los pueblos, porque experimentamos una invasión de las tradiciones anglosajonas con las que los niños lo pasan bien, pero conviene no olvidar lo nuestro”, decía. María Angeles Druet, madre de tres niñas que  participaron, recordaba que cuando ella era pequeña también las confeccionaban junto con otros amigos y amigas, y las ponían en las puertas de las casas de los vecinos, “para que se asustaran”, recordaba.

A eso de las seis de la tarde, los niños habían terminado su trabajo y estaban ansiosos por mostrarlo en la Plaza, alrededor de la olma. Cuarenta calabazas de todas las formas habían salido de sus manos.  Los niños exhibieron sus calabazas en la Plaza Mayor, ya con su vela correspondiente dentro. Luego hubo chuches para todos.

A renglón seguido, los puches, el dulce tradicional de Los Santos en Pareja y toda La Alcarria, tomaron el relevo de las calabazas. Más de veinte cocineros y cocineras del pueblo los llevaron al mismo local de la Asociación Cultural de Pareja para dárselos a probar a todo aquel que se acercó al lugar.  Pilar Hernández explicaba ayer la receta sencilla de un dulce delicioso. “Echo un poquito de aceite a la sartén, refrío la harina, la muevo y voy vertiendo más, hasta que llego a la cantidad que quiero hacer. Al mismo tiempo añado azúcar, y después miel, que tengo preparada a punto de caramelo. Al final echo un poco agua y espero a que cueza para que espese el conjunto. Cuando están a mi gusto, las dejo enfriar, las decoro con unas nueces, y a comer”, decía. Algunos de los cocineros y cocineras que llevaron sus puches a la Asociación Cultural para que los degustara quien quisiera, recordaban también que, en sus tiempos mozos, “los chicos sellaban las cerraduras con esos mismos puches y con la pulpa de la calabaza”, y sonreían al recordar sus andanzas de mozos y mozas.

“Con la convocatoria de estas actividades queremos poner en valor las tradiciones propias de nuestro municipio y que nuestros mayores nos han transmitido generación tras generación. Cuentan con una gran participación de vecinos y también de visitantes que han compartido con nosotros este día de Todos los Santos”, valora el alcalde de Pareja, Javier del Río.