Nuevo temporal de lluvia, viento, nieve y oleaje en el norte de Españ

eltiempo230215Fuertes precipitaciones, oleaje, rachas de viento y nevadas. Así será el temporal que a partir de hoy, lunes 23 de febrero, afectará al norte de España y Baleares.

Las mayores nevadas se esperan en los Pirineos y las lluvias más persistentes serán en esta zona y en el País Vasco. Además, el estado de la mar estará alterado. Habrá olas de más de 8 metros el martes, 24 de febrero, en el norte, y rachas de viento fuertes también en el este del país y Baleares, y es que estas islas también se verán afectadas por el temporal.

La semana comienza con la entrada de un frente frío que está dejando ya precipitaciones en el Cantábrico y Galicia y que, a lo largo del día de hoy, se extenderán a otros puntos, como Castilla y León y Pirineos y, al final del día, a Aragón y la Comunidad de Madrid.

De hecho, la cota de nieve hoy comenzará a bajar a los 700-1.100 metros, nevando en cotas relativamente bajas del norte de España.

Al final del día, tanto el viento como el oleaje, irán ganando protagonismo, con olas de hasta 7 metros en las costas de Asturias, Lugo y A Coruña, y entre 5 y 6 metros en las costas de Cantabria y País Vasco. Se esperan rachas de viento de 80 km/h en Almería, Murcia, Granada o la Cordillera Cantábrica.

En cuanto a las temperaturas, hoy subirán de forma generalizada, salvo en Galicia, donde se mantienen sin cambios. Hoy las máximas suben del orden de 4-6ºC en el nordeste, e incluso en puntos de Aragón entre 6 y 8ºC.

Martes, 24 de febrero

Sin embargo, lo que suben la temperaturas este lunes bajarán mañana. El oleaje alcanzará alturas de más de 8 metros en las costas gallegas y del Cantábrico, por lo que habrá que extremar la precaución en todas estas zonas de costa.

Además, habrá lluvias persistentes e intensas en el País Vasco, Navarra y Pirineos con nevadas de 5cm en Sanabria (Zamora), el Sistema Ibérico, Central y la Cordillera Cantábrica, y de hasta 15 cm en el Pirineo. También se espera nieve en el interior del País Vasco, zonas de montaña de Ourense y Lugo y Picos de Europa. En Baleares también se esperan chubascos con rachas de viento muy fuertes de más de 80 km/h, un viento que va a afectar también a otras zonas, como Murcia, Granada, Almería, Albacete, Pirineos, Tarragona, Navarra, Melilla, Comunidad Valenciana o Asturias, con rachas por encima de estos 70-80 km/h.

Además el alisio también soplará con fuerza en las islas Canarias.
El resto de la semana

El miércoles lloverá de forma intensa y constante en el Cantábrico más oriental y en Pirineos, con nevadas en cotas bajas del norte del país. Las nevadas más importantes estarán en los Pirineos, aunque la cota de nieve irá subiendo durante el día hasta los 1.300-1.500 metros en el norte.

Aunque el oleaje irá disminuyendo, habrá olas todavía de 5-6 metros en las costas gallegas y asturianas, con rachas de viento fuertes en el este del país. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, las rachas superarán los 70 km/h y en Castellón, donde serán de hasta 90 km/h en el interior.

En el archipiélago canario seguirá soplando con fuerza el alisio, con una mar combinada de olas entre los 5 y 6 metros.

Las temperaturas máximas subirán ligeramente, salvo en Andalucía y Baleares, donde se mantendrán sin grandes cambios. Con esta subida de la cota de nieve y las precipitaciones constantes se podrán producir deshielos en zonas de montaña.

El jueves las lluvias continuarán siendo fuertes en el Cantábrico más oriental y Pirineos, y también podrán afectar a otras zonas de montaña del norte y Baleares.

En el resto del país habrá intervalos de sol y nubes.

La cota de nieve estará en los 1.500 metros, bajando a 1.000 metros en el norte al final del día, y las temperaturas subirán tanto en la Península como en Baleares.

El viento seguirá soplando fuerte en todo el este y Baleares, al igual que en Canarias.

De cara al viernes aún se mantendrán las lluvias en el Cantábrico y Pirineos y también en Baleares. Estas lluvias se retirarán durante el fin de semana, disminuyendo poco a poco y dando lugar a unos días mucho más tranquilos.