Nuevos ataques de lobos en la Sierra Norte

El ataque se produjo, según el ganadero, cuando las ovejas dormían en el término de Cabezuelillo.
El segundo ataque ha sido justo una semana después. La noche del pasado viernes 30  al Sábado 31. El ganadero afectado es Miguel Esteban Montero, y en este caso los lobos atacaron a un ternero de unos 3 meses, que no falleció en el ataque, y presentaba mordeduras en nalgas y babilla y arañazos en el abdomen. Además otro ternero recién nacido de unos ocho días, resultó desaparecido.
El tercer ataque, en Campisábalos ocurrió ayer martes. Una ternera de 10 días, propiedad de Pascual Chicharro, fue mordida presentando los colmillos clavados en la maza derecha y en la izquierda un enorme desgarro, probablemente por una caída.
Impotencia y “cabreo”
Ante la impotencia y la desmotivación que producen estos ataques en los ganaderos, APAG apoya a estos profesionales, que están pasando además por momentos de crisis a causa de la sequía y los bajos precios de la carne. La Asociación considera que los ganaderos necesitan apoyo, con medidas coyunturales para favorecer la ganadería y con soluciones definitivas para el problema de los ataques.
Los ganaderos aseguran estar “muy cabreados”. “No tenemos porque estar así, sufriendo estas cosas y pasando miedo”, afirma Pascual. Yo pago un seguro que me cuesta 1200 euros y los daños quién me los paga a mí?, Las medicinas, el veterinario, que estuvo ayer dos horas cosiendo a mi ternera, todo eso hay que pagarlo”, señala.
Los ganaderos aseguran que “nosotros no estamos en contra del lobo, pero si quieren tener lobos que paguen. Si el lobo fuera mío yo me haría responsable de él.  Si no es mío por qué tengo que hacerme responsable de sus daños”, dice este ganadero de Campisábalos.