Orea exige el mantenimiento de su escuela, que tiene 17 alumnos matriculados

El pasado martes, representantes municipales y vecinos del pueblo mantuvieron un encuentro con el delegado de la Junta de Comunidades en Guadalajara, José Luis Condado, que se comprometió a ofrecer “en uno o dos días como máximo” una respuesta que todavía no ha llegado, a pesar de que los alumnos tienen que volver a clase el lunes de la próxima semana.

Orea es uno de los pueblos amenazados con el cierre de su escuela en este nuevo curso, junto con otros nueve repartidos por toda la provincia –Anguita, Condemios de Arriba, Salmerón, Alcoroches, Orea, Arbancón, Hita, Hueva y Peñalén–, según ha confirmado esta misma semana el consejero de Educación, Marcial Marín, en una visita a Guadalajara. Aunque en esa comparecencia no quiso pronunciarse de manera definitiva sobre el caso de Orea, el alcalde teme que “quieran darnos la callada por respuesta para ir a hechos consumados”. En cualquier caso, ha asegurado que los niños de Orea irán el próximo lunes a la escuela de su pueblo, ante la falta de explicaciones formales por parte de los responsables de la administración regional.

Durante el curso pasado, la escuela de esta localidad de la comarca de Molina de Aragón tuvo una decena de alumnos, por lo que fue incluida en la lista de candidatas a desaparecer elaborada por el Gobierno de Cospedal. Sin embargo, la llegada al pueblo de nuevos vecinos con niños en edad escolar ha permitido aumentar hasta 17 el número de matrículas, superando ampliamente las 11 que la Consejería señaló como mínimo para este curso.

Por eso, Martínez se pregunta cuál es la causa de que la continuidad de la escuela esté todavía en cuestión. “Es inconcebible que quieran cerrarla mientras se van a mantener abiertas otras con menos alumnos. Parece una venganza contra este pueblo”, ha señalado. De hecho, a última hora se ha librado del cierre la escuela de Pareja, cuyo alcalde del PP también forma parte del Equipo de Gobierno de la presidenta de ese partido, Ana Guarinos, en la Diputación de Guadalajara.

Cartas a la Casa Real y amparo al juzgado
Desde que se conoció la amenaza de cierre de la escuela, los representantes del Ayuntamiento de Orea y los vecinos no han parado de movilizarse para evitarlo y han enviado escritos incluso a la Casa Real, desde donde les respondieron que trasladaban su petición a la administración competente, la Junta de Castilla-La Mancha. También la Oficina Defensor del Pueblo ha iniciado un expediente para interesarse por este caso. En los últimos días, han llegado a reclamar el amparo de los juzgados por considerar que se encuentran en una situación de indefensión.

Por otro lado, el alcalde considera totalmente absurda la ruta escolar que se utilizaría para desplazar a los alumnos hasta la escuela de Checa. “El autobús tendría que recogerlos a las ocho y media de la mañana. Pasarían por delante del colegio de Checa sin poder bajarse porque a esa hora no está abierto, y tendrían que llegar hasta Alcoroches para recoger a los niños de allí y después volver todos a Checa”, ha explicado. Esto supone duplicar los kilómetros de trayecto y el tiempo de desplazamiento en una zona con orografía complicada y una climatología caracterizada por inviernos largos y duros, con heladas frecuentes e intensas nevadas. “A ver a quién vamos a tener que pedir responsabilidades si ocurre algo”, se pregunta Martínez.