Parra vista El Casar para conocer el estado de la carretera de Valdenuño

La visita, se produjo como continuidad de la reunión que el pasado día 14 de Diciembre ya mantuvieran el alcalde Pablo Sanz, la alcaldesa de Mesones, Susana Olalla y el Concejal de obras y servicios César Jiménez con los responsables de carreteras de Diputación Provincial, exponiendo los múltiples problemas que presenta la carretera comarcal G-1057, entre otros asuntos.

El interés de El Casar y Mesones, con estas reuniones y visitas, es exponer la necesidad  de mejorar el  trazado actual de la carretera de Valdenuño, especialmente en el tramo que va de El Casar hasta Mesones, debido a su alta peligrosidad. En dicho tramo se pro-ducen con demasiada frecuencia accidentes, debido principalmente a la velocidad de los coches, que no es la adecuada para el anticuado trazado de este tramo. Por tal motivo, entre las peticiones realizadas, que a la luz de la inspección física de la carretera realizada por los técnicos y por el propio Diputado de Obras, José Ángel Parra, se hacen evi-dentes, está el repintado de la carretera y la mejora mediante ensanchamiento en sus puntos negros que coinciden con las numerosas curvas que presenta el trazado.
También se constató que existen señales mal puestas o inexistentes, cuestión que llama la atención a las responsables municipales de El Casar y Mesones, ya que apenas hace dos años se reasfaltó la carretera “sin que se corrigiera ni uno de los puntos peligrosos que presenta su trazado”, como denunció la alcaldesa de Mesones, Susana Olalla. La misma alcaldesa recordó que se han producido varias muertes incluso la de un trabajador del Ayuntamiento de El Casar.
Por su parte, Pablo Sanz, solicitó formalmente que esta carretera se integre en el Plan de mejoras de las Carreteras Provinciales. De momento, el equipo técnico, encabezado por el ingeniero Rafael Jiménez,  se ha comprometido a realizar el estudio de costes de los arreglos necesarios para dotar de mayor seguridad a este tramo, aunque ya adelantaron que la modificación del trazado, es decir la eliminación total de las curvas existentes en el tramo de El Casar hasta el cruce a Mesones, es por ahora inviable por razones estrictamente económicas.