Pérez León a Román a propósito de unos pasquines difamatórios: “Un hombretón de ciudad como él ¿tiene miedo a enfrentarse a dos pobres chicas de pueblo?”

La responsable del PSOE en Guadalajara señaló que los resultados de las últimas encuestas ofrecen cada día resultados menos favorables al PP. “Lo saben y como no son capaces de ganar en buena lid echan mano de pasquines difamatorios con ataques personales”, señaló Pérez León, recordando que esta campaña de juego sucio ya fue utilizada por el Partido Popular durante las elecciones municipales de 2007.

Pérez León calificó la actitud de Antonio Román de “cobarde y miserable”, asegurando que siempre que hay problemas se esconde. En su opinión es lo que ha hecho en los últimos días, al no querer debatir con el PSOE sobre ideas y programas. “Un hombretón de ciudad como él ¿tiene miedo a enfrentarse a dos pobres chicas de pueblo como Magdalena Valerio y yo?”, se preguntó la secretaria general del PSOE, subrayando así la actitud prepotente y sectaria del candidato del PP a la Alcaldía de Guadalajara y número 1 por Guadalajara a las Cortes de Castilla-La Mancha.

La secretaria general de los socialistas de Guadalajara relató en su intervención algunos ejemplos que demuestran la cobardía de Antonio Román. Enviar a los policías a multar a los conductores del Astra, que solo hacían su trabajo, cambiar a escondidas y a hurtadillas la cerradura de la cripta del Fuerte de San Francisco para que no pudiera visitarla el presidente o despreciar a las familias de los más de 400 fusilados durante el Franquismo, impidiéndoles colocar una placa con sus nombres son algunas acciones de “este señorito de ciudad” a quien, en opinión de Pérez León, “nunca le han importado los trabajadores ni los ciudadanos”.
Ante los ataques personales y difamatorios de Antonio Román y el Partido Popular, María Antonia Pérez León aseguró que “el Partido Socialista ha decidido no responder con la misma moneda, no reaccionar ante la provocación”. La secretaria general del PSOE prometió que el PSOE seguirá con el juego limpio hasta el final de la campaña, “para que los ciudadanos tengan claro que no da igual”.