Pérez León denuncia la “deriva autoritaria” de Guarinos

, al considerar que había reducido “de manera totalmente arbitraria los tiempos de intervención de los portavoces de la oposición para tratar de ocultar el debate sobre asuntos que afectan de lleno a los ciudadanos”.

Pérez León considera que la presidenta “se salta a la torera el reglamento de la Corporación para intervenir a su antojo por tiempo ilimitado con un discurso plagado de mentiras, mientras niega a los diputados socialistas y de IU la posibilidad de replicar causándoles indefensión”.

Por lo que se refiere a uno de los asuntos llevados a pleno como es el de la Sanidad, el grupo socialista ha denunciado que la presidenta de la Diputación y del PP de Guadalajara, Ana Guarinos, “ha vuelto a poner sus intereses personales por delante de los vecinos de la provincia. En el pleno extraordinario sobre los recortes que está sufriendo la sanidad de Guadalajara, el Equipo de Gobierno del PP ha respaldado el cierre de camas en el Hospital Universitario y de servicios de urgencias en el medio rural, así como el pago por la utilización del transporte sanitario no urgente”.

Pérez León ha instado a Guarinos a ponerse del lado de los usuarios de la sanidad, “que van a sufrir en sus carnes y en su bolsillo la destrucción de un servicio público del que podíamos sentirnos orgullosos”.

El otro punto abordado en el pleno se refería al cobro del transporte sanitario no urgente, una medida especialmente gravosa en Guadalajara por la dispersión y avanzada edad de la población.

Según los socialistas, el coste para los usuarios de Guadalajara será de un millón de euros anuales, cantidad que penaliza a las personas con peores condiciones de salud y que viven en el medio rural, alejados del Hospital donde debe acudir a recibir tratamientos como diálisis o rehabilitación. Más del 60% de la población rural carece vehículo propio.
Además, desde las filas del PSOE se lamenta también la decisión del Gobierno de Cospedal de reducir -dicen- las ayudas para pagar desplazamientos a centros sanitarios. Los 17 millones de euros presupuestados en 2011 se han quedado en tan solo 120.000 euros para 2013.