Piel de otoño

El verano es sinónimo de libertad, vacaciones, viajes, playa, sol, piscina. Pero es también una época en la que la piel sufre mucho por la exposición solar, noches cortas y altas temperaturas. Aunque hayas estado utilizando una protección solar alta, es normal que en septiembre tu piel se muestre más seca y apagada y con alguna que otra manchita y arrugas ya que el sol, el cloro, y el calor provocan una gran deshidratación acelerando el envejecimiento de la piel.

Cuidar la piel es fundamental durante los 365 días del año sobre todo en otoño a la vuelta de las vacaciones estivales. Después del verano los meses de septiembre y octubre son unos meses claves para cuidar la piel de los estragos veraniegos y prolongar el tono dorado del bronceado. Cara a la temporada invernal, es preciso recuperar las rutinas beauty de todo el año y cuidar la piel con un tratamiento regenerador, revitalizante e hidratante.

Rutinas beauty:
Limpieza profunda o exfoliación. Antes de empezar cualquier tratamiento de belleza es necesario empezar con una buena exfoliación o peeling. Mucha gente piensa que al exfoliar la piel después del verano, desaparece el bronceado. Sin embargo con esta rutina se eliminan las células superficiales de la pìel que son las que han estado expuestas a los excesos solares, cloro, y sol y viento. La piel produce células nuevas cada 28 días y deposita en la superficie de la piel las células muertas que se eliminan de una manera natural. Con la exfoliación ayudamos a la piel a eliminar esas células muertas y las impurezas dejando la piel preparada para recibir los nuevos tratamientos. Cada tipo de piel: piel grasa, seca o mixta requiere un peeling adecuado.

La hidratación es la clave para mantener una piel sana y prolongar el bronceado durante más tiempo. El sol provoca una deshidratación profunda y la piel se escama con facilidad si no la mantenemos hidratada y solo recupera su aspecto saludable con el nivel de hidratación óptimo. Si no lo mantenemos, el bronceado desaparecerá con más celeridad y el aspecto de nuestra piel no será saludable. La piel necesita agua para vivir por lo que debemos hidratar la piel por dentro y fuera, bebiendo agua ya que su consumo nos libera de toxinas. Además no debemos olvidarnos de incluir en la dieta frutas y verduras que ayudan a hidratar la piel, a defenderla y protegerla gracias a sus antioxidantes a ralentizar el envejecimiento y aporta los nutrientes que nuestra piel necesita.

Los antioxidantes, imprescindibles: No solo es suficiente proteger la piel de los rayos UVA, sino que es indispensable defenderla de los ataques de los radicales libres que son los culpables de su oxidación. Por ello es muy importante empezar a usar después del verano un tratamiento antioxidante que proteja la piel del daño de de la radiación ultravioleta y de los radicales libres.

Libre de Manchas:
Aunque se ha protegido la piel del sol, a la vuelta del verano aparece alguna que otra mancha. Ahora en otoño es el momento de usar un tratamiento antimanchas que las borre. Para que sea efectivo es preciso no exponerse al sol.

Una piel limpia: «Eau Micellaire demaquillante”, de Jowae. Es un tratamiento de belleza que limpia y desmaquilla. El resultado es una piel limpia, fresca y libre de impurezas que brilla con una nueva luminosidad. Su precio 12,90 euros.

Antioxidantes: “Hyaluron-Filler Vitamin C Booster”, de Eucerin. Es un tratamiento que fortalece la piel, rellena las arrugas y proporciona un aspecto más fresco y radiante gracias a la combinación de tres ingredientes: la vitamiuna C pura, licocalcon A que refuerza el efecto de la vitamina C protegiendo la piel del estress oxidativo y el acido hialurónico de cadena corta que penetra profundamente en la piel rellenando las arruga. Su precio 14 euros.

Piel hidratada: “Hydra Global Activateur D´Hydratation Anti Age”, de Sisley. Es un sérum hidratante que enseña a la piel a hidratarse de nuevo de forma autónoma desde el interior potenciando una piel más acuosa por dentro, más fuerte por fuera y más joven más tiempo. Su precio: 199,50 euros

Proteger y defender: “Triple Action Protection SPF 50”, de Elizabeth Pro. Es un producto antiedad que gracias a la combinación de ingredientes protege y defiende la piel de los daños producidos por la exposición solar y ambiental protegiéndola del ataque de los radicales libres reduciendo los signos de envejecimiento. El resultado es una piel radiante durante todo el día. Su precio 88 euros.

Directo a las manchas: “Melancyl Daily”, de Skin Clinic Es una crema de tratamiento despigmentante de uso diario gracias a su bajo contenido de activos. Gracias a sus activos despigmentantes actúa sobre las manchas bloqueando la formación de melanina. Es apto para pieles normales mixtas y grasas. Su precio 72 euros.

Un corrector: “SOS manchas pigmentarias», de Clarins. Es un corrector especifico para corregir las manchas. Gracias a sus ligeros pigmentos anaranjados esta base correctora neutraliza las manchas pigmentarias azuladas. Su precio 32,50.

Efecto Flash e iluminador: “Mascarilla Iluminadora Doble Peeling Supra Radiance”, de Lierac. Es una mascarilla que combate el envejecimiento gracias a sus activos a la vez que tiene una acción de doble peeling y un efecto de piel nueva. Su precio 40 euros.

Por Esperanza de Juan