Pingarrón presenta las obras de remodelación de Francisco Aritio

Actualmente,esta zona ha quedado liberada en gran parte de tráfico por las actuaciones realizadas por el Gobierno regional, como la Conexión de Polígonos.

Tras esta actuación, el consejero ha subrayado que ahora es el momento de llevar a cabo el acondicionamiento de la calle Francisco Aritio, “donde se tendrán en cuenta no sólo los factores relacionados con el tráfico rodado sino que se ha considerado al vecino como un elemento fundamental en el acondicionamiento y la integración en la ciudad de Guadalajara”.

Remodelación de Francisco Aritio

La longitud total de la calle es de 3 kilómetros, se instalarán 137 luminarias, 190 señales verticales, 9,6 kilómetros de bordillos y 23.400 toneladas de aglomerado.

Para facilitar la movilidad peatonal en el proyecto se han proyectado aceras en ambas márgenes de la calle Francisco Aritio. La anchura mínima de estas aceras es de 1,80 metros por lo que permiten la circulación de personas de movilidad reducida. Como complemento a esta reordenación del acerado en el proyecto se incluirán semáforos.

Otro de los objetivos perseguido durante la elaboración del proyecto es la creación de nuevas plazas de aparcamiento, tan escasas en la zona. Se crearán nuevas plazas de aparcamiento tanto en línea, en espiga y en batería, según las características particulares de cada zona.

En el proyecto se incluyen tanto las paradas de autobuses urbanos como las del servicio interurbano ASTRA. Todas las paradas de autobús se han planteado de manera segregada a la calzada principal de modo que no se obstaculice el tráfico durante los tiempos de carga – descarga de viajeros.

Para regular el tráfico de la calle, permitir el acceso a parcelas y conectar con el resto de vías de Guadalajara, las intersecciones con las calles principales se regularán mediante glorietas.

En las zonas con espacio suficiente se han dispuesto franjas de zonas verdes entre la calzada y la acera, respetando en todo momento los accesos a pasos de peatones. Con estas franjas verdes pretendemos independizar el tráfico peatonal con los vehículos de modo que constituya una barrena natural hacia los peatones. En los casos en los que se han dispuesto aparcamientos esta franja longitudinal será pavimentada para permitir el acceso. En ella se ubicarán alcorques con árboles que darán sombra el peatón.

Como parte fundamental de la seguridad tanto de peatones como de vehículos se ha decidido realizar una significante mejora de la señalización. Asimismo y para evitar zonas encharcadas, molestas tanto para los peatones como para los vehículos, en el proyecto se incluye un sistema de drenaje para evacuar el agua de pluviales.