Publicadas las ayudas para subsanar los daños por ataques de lobos

Hay determinadas especies que tienen muy mala prensa. Son perseguidas por una intensa leyenda negra que se transmite de padres a hijos, y que en la mayoría de las ocasiones es injusta. No se la merecen. Son animales necesarios para el mantenimiento del equilibro de los ecosistemas. Un ejemplo de ello son los lobos, que desde hace unos años vuelven a pasear por el norte de Guadalajara.

Esta situación ha generado una gran preocupación entre los ganaderos. Los profesionales de este sector se quejan del aumento de los ataques a sus cabañas. Sin embargo, este animal se encuentra “estrictamente protegido” en Castilla-La Mancha. No se puede cazar. Por tanto, nos encontramos ante dos realidades –pastores y canis lupus– que están condenadas a entenderse. Han de ponerse los medios necesarios para que se produzca una convivencia en términos positivos.

Entre de las herramientas que se han desarrollado en este sentido se encuentra el establecimiento de ayudas a los ganaderos afectados por la intervención del mencionado mamífero. El responsable de ofrecer estas subvenciones es el Gobierno regional. Al fin y al cabo son suyas las competencias sobre Medio Ambiente y gestión agraria.

De hecho, a principios de esta semana aparecía publicada en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la convocatoria de subvenciones para paliar los daños por ataques de lobo. Para poder optar a este dinero, el afectado debe llamar a los agentes medioambientales o a otra autoridad competente. Ellos serán los encargados de realizar el informe correspondiente. Y, con este documento, se podrá solicitar el capital establecido de acuerdo los percances padecidos.
En la presente convocatoria, el montante asciende hasta los 40.000 euros para 2018 y 2019.

“Es una cantidad suficiente para afrontar los ataques del lobo”, indica el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Santos López Tabernero. “Es más o menos lo que hemos venido gastando hasta ahora. Si hiciera falta más dinero, se puede aumentar la partida”, confirma el representante gubernativo.

Además, López Tabernero recalca la importancia de haber lanzado estas subvenciones en el primer tramo del ejercicio. “Hemos conseguido regularizar la convocatoria y sacarla a principios de años”, explica el director provincial.

– Y, con esta medida, ¿se asegura un pago más rápido a los ganaderos? –pregunta el periodista.

– De esta forma, se adelantan los trámites –responde Santos López Tabernero–. Ganamos en agilidad, por lo que el afectado es reparado lo antes posible.

Desde la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos (APAG) no han querido perder la ocasión para posicionarse sobre este asunto. “Intervinimos en la negociación de la Orden de bases que regula estas ayudas, que se publicó en julio de 2017, logrando un aumento en los baremos de indemnización”, relatan desde dicha organización. “Unos cálculos que se mantienen en la presente convocatoria”, añaden.

Nuevos ataques en la Serranía
Por ello, desde la APAG muestran su “satisfacción” tras la publicación del nuevo edicto de ayudas. Eso sí, insisten en que se siguen produciendo agresiones a los rebaños de la provincia. “Alfonso Muñoz, de Galve de Sorbe, ha sufrido dos ataques en la última semana. En el primero, la afectada fue una vaca que estaba de parto, resultando muerta, al igual que su ternero”, indican. Pero hubo un segundo suceso galvito, en el que “el ganadero pudo ver al lobo a escasos 100 metros, logrando salvar a su animal”, indican.

Sin embargo, éstos no habrían sido los únicos ejemplos, según la APAG. “Isaías Serrano, de Peñalba de la Sierra, ha tenido varios ataques, con el resultado de seis terneros muertos”, describen. “Y, al mismo tiempo, en El Cardoso de la Sierra, Carlos Vicente ha sido otro de los afectados, con dos animales damnificados”, añaden.

Preguntado por esos sucesos, el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural asegura no tener datos concretos sobre los mismos, aunque no los descarta. “Podrían haberse producido, ya que la Serranía de Guadalajara es una zona caliente en este aspecto. Ya se han producido hechos parecidos”, indica Santos López.

En cualquier caso, la relevancia del lobo dentro del equilibrio natural, unido a que se encuentra amparado por la ley, provoca que se constituya como una realidad con la que se debe convivir. Así lo cree Santos López. “Hay que tener en cuenta que el lobo es una especie protegida, razón por la cual debemos buscar la mejor manera de combinar su existencia con la de los ganaderos”, explica.

En cualquier caso, también hay que desterrar la leyenda negra sobre un cánido que, históricamente, ha sido muy denigrado. Se deben seguir tomando medidas preventivas y de subsanación de los daños. Y, hasta el momento, se está caminando en este sentido. De hecho, desde el Gobierno regional han confirmado a Henares Al Día que próximamente se volverán a publicar las ayudas para la construcción de vallados en explotaciones ganaderas y para la compra de mastines.
De esta manera se pretende asegurar la buena convivencia de dos situaciones que parecen antagónicas, pero que –finalmente– no lo son tanto. Al fin y al cabo, la existencia de ambas depende de la buena conservación de los ecosistemas y, en definitiva, de la supervivencia del monte. Una labor en la que ganadería y lobo son imprescindibles.

Julio Martínez

Historiador y periodista, especialista en comunicación ambiental y en Masonería mexicana. El reporterismo es mi vocación. Ahora informando desde Guadalajara. “Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz” (Benito Juárez, 1867).