Rock in Trillo, decibelios refrescantes en la noche alcarreña

“La intención del Ayuntamiento es la de proporcionar un escenario y actuación a grupos guadalajareños que empiezan o que todavía tienen mucho que aportar a la música. Esta segunda edición también ha sido un éxito, por lo que nuestra intención es promocionar el año que viene un Rock in Trillo III”, declara hoy Mayte Blanco, concejala de Cultura de Trillo.

Abrían cartel, a partir de las 11:30 de la noche, los guadalajareños El Ultimo Naúfrago, embarcados ahora en la grabación del que va a ser su primer disco. La banda, cuyos cinco miembros viven en Guadalajara y pueblos del Corredor del Henares, repetía actuación en Trillo en 2011. “Agradecemos iniciativas como ésta, sobre todo en estos tiempos en los que todo está tan parado. Es cuando más necesitamos que nos echen un cable”, declaraba anoche el batería del grupo, Javier Noa. El Ultimo Naúfrago interpretó en Trillo la mayor parte de los temas que formarán parte de su primer disco.

A continuación subía al escenario José Carlos Molina, al frente de su mítica banda Ñu. “Debería haber más iniciativas como esta de Trillo”, opinaba el flautista anoche. El músico, después de su dilatadísima trayectoria profesional,  se mantiene activo. “Sigo haciendo música, acabo de sacar mi último disco, Viejos himnos para nuevos guerreros, cuya promoción empezaremos en otoño”, añadió. Además de interpretar su repertorio clásico, Molina también hizo alguna canción de su proyecto recién estrenado.

Los sonidos se endurecieron progresivamente con el rock contundente y el punk de Swedish Cocks, Khayman y RockStock en un festival que duró terminó pasadas las cinco de la madrugada.