San Roque vuelve a tener su Ermita en Cereceda

cereceda180814Un acto entrañable, en medio de las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Asunción de Cereceda le ha puesto fin a prácticamente un siglo de ruinas de la Ermita de San Roque. Distante algo más de 500 metros del casco urbano, se halla en una hornacina natural que es una privilegiada atalaya sobre el valle del río Solana. Desde su nuevo pórtico de madera se divisan cientos de kilómetros cuadrados de paisaje verde y frondoso.

La empresa Mariano Bueno Balcones SL empezó su reconstrucción a finales de la primavera y terminó hace unos días. El párroco local, Javier Lucía, ha rociado con agua bendita sus paredes en una sencilla ceremonia a la que acudieron decenas de vecinos del pueblo. Poco antes de hacerlo, Lucía había recordado la figura de San Roque, cuya onomástica se celebra precisamente hoy. Nacido en Montpellier hacia el año 1295, el Santo se entregó en cuerpo y alma al auxilio de los apestados, y  fue durante siglos el patrón de la pedanía parejana, por haberles librado, según la creencia popular, de una cruenta epidemia.

A continuación tomó la palabra Javier del Río, alcalde de Pareja, que ha acompañado a los cerecedanos y al alcalde pedáneo Rubén Sánchez-Rubio en este día especial. El regidor dio las gracias a los vecinos que asistieron al acto, y también al propio Rubén, “que se ha implicado personalmente recabando cuanta información le ha sido posible para que la reconstrucción haya sido exacta, y ha estado siempre pendiente de todos los detalles de la obra”, destacó.

Del Río afirmó también que la recuperación del lugar le hace “una gran ilusión a nuestra corporación puesto que el edificio vuelve ahora a formar parte del patrimonio de Cereceda”.  Exiten datos fehacientes de la existencia de la Ermita en 1595, y también se sabe que fue abandonada en torno a 1900, cayendo en ruinas hacia 1925, según los datos aportados por el editor Angel de Juan, que estuvo presente en el acto, recibiendo además el reconocimiento debido. “Gracias al empeño de todos, está ahora a vuestra disposición. Debemos ser capaces de cuidarla y honrarla para que se mantenga en pie otros cuatrocientos años más”, dijo Del Río, que terminó su intervención con los correspondientes vivas a Cereceda y a San Roque.

Por su parte, Ruben Sánchez-Rubio afirmó que una de las labores del gobierno municipal es la de salvaguardar el patrimonio. “Nuestros mayores nos han transmitido todo lo que recordaban sobre ella.  Para todos, pero para ellos principalmente, ha supuesto una gran alegría recuperarla”.  Cuando terminó el acto, sonó el pasodoble en el pórtico de San Roque, y algunos cerecedanos se arrancaron a bailar.