Según denuncian los socialiistas, Guarinos deja sin financiación el Plan de Carreteras en Sigüenza y Guadalajara

Tras la modificación del proyecto, aprobada el pasado mes de diciembre por el Equipo de Gobierno que preside Ana Guarinos, se contemplaba una inversión de casi seis millones de euros para este año, que ahora han quedado completamente olvidados.

“El abandono del Plan de Carreteras por parte de Guarinos es tal que ni siquiera ha cumplido su palabra. No ha reflejado en el presupuesto de este año las cantidades que comprometió después de desbaratar el anterior plan financiero. De ser un proyecto prioritario, ha pasado a ser una incomodidad que denota la falta de compromiso del PP con los pueblos”, ha lamentado la portavoz socialista en la Diputación, María Antonia Pérez León.

De acuerdo con la nueva previsión aprobada por el Equipo de Gobierno del PP, este año deberían ejecutarse 3,4 millones de euros en el área de Guadalajara y 2,4 millones en Sigüenza. Sin embargo, no hay ni un solo euro reflejado en el presupuesto de 2012, tal como advierte el propio informe del servicio de Intervención al señalar que “no se incluyen créditos para las inversiones a realizar en este ejercicio”.

En este caso, además, la incorporación de remanentes de años anteriores no permitiría salvar la ausencia de fondos. Las nuevas condiciones impuestas por Guarinos señalan que las obras previstas en 2012 han de financiarse con fondos propios, mientras que buena parte de los remanentes corresponden a créditos no ejecutados.

El área de Molina no sale menor parada. Aunque se incluye una partida de 1,4 millones de euros en el capítulo de inversiones, el Grupo Socialista estima que necesitaría prácticamente el doble para recuperar el terreno perdido tras un año de parálisis. De hecho, aún estos días se están adjudicando obras que estaban listas para licitar desde julio del año pasado.

“En vez del impulso que necesitaba el Plan de Carreteras, Guarinos aplicó el freno desde el primer momento. En este tiempo, se ha esforzado sobre todo en hacer saltar por los aires el consenso que se logró en el mandato anterior, mermar la financiación disponible y alargar el tiempo de ejecución”, ha indicado Pérez León.