Según han advertido los socialistas, casi la mitad de la deuda del Ayuntamiento de Sigüenza es del anterior Gobierno del PP

El portavoz socialista ha explicado que la deuda actual del Ayuntamiento seguntino asciende a 3.901.383 euros, de los que 1.738.036 euros son todavía de la anterior época de Gobierno del PP, que en 2003 dejó una deuda de 6 millones de euros. En los ocho años de Gobierno municipal socialista se han amortizado 2 millones de euros de esa deuda heredada del PP, bajando el nivel de endeudamiento del Consistorio del 93% al 70%, al tiempo que el presupuesto municipal se ha elevado de los 3 millones de euros de 2003 a los 7 millones actuales.

Con esos datos en la mano, Francisco Domingo ha pedido al alcalde popular de Sigüenza que “deje de una vez por todas la demagogia, la mentira y el lamento, y se ponga a trabajar por la ciudad y sus pedanías”, y ha recordado que en los ocho años de Gobierno municipal del PSOE se ejecutaron inversiones por más de 35 millones de euros en infraestructuras muy importantes para los vecinos de Sigüenza, entra las que ha citado el polígono industrial, el centro de salud o los nuevos depósitos de agua ubicados en la urbanización La Pinarilla.

Domingo ha indicado, además, que Sigüenza tiene uno de los Ayuntamientos menos endeudados de la provincia y que el PP ha recibido unas cuentas con una liquidez de 213.625 euros en caja, así como que 804.607 euros que el actual equipo de Gobierno incluye como deuda municipal son pagos pendientes de la Junta de Comunidades que Latre debe reclamarle a Cospedal.

Francisco Domingo ha subrayado que todos estos datos se les  dieron por escrito a los concejales del PP, con registro de salida del Ayuntamiento el pasado 10 de junio, por lo que “las mentiras que está difundiendo el nuevo equipo de Gobierno nacen de la premeditación y la mala fe”.

Por último, el portavoz socialista ha criticado que el equipo de Gobierno del PP haya reducido a la mitad los plenos municipales, que ahora serán seis al año (uno cada dos meses), al entender que Latre intenta con esa medida impedir la participación de la oposición y de la ciudadanía de Sigüenza en los asuntos de la vida municipal.