Sigüenza, escuela de idiomas para estudiantes europeos

La semana pasada llegó a Sigüenza el grupo mayor que ha recalado hasta la fecha en la ciudad con el fin de aprender la lengua de Cervantes: 25 alumnos procedentes de la localidad noruega de Re.

Con ellos Segontiae Hispanic Studies ha dado por comenzada la temporada de cursos de español para extranjeros de este año 2011. El grupo de jóvenes nórdicos acompañado de dos tutores, fue recibido en el Ayuntamiento por el alcalde de Sigüenza, Francisco Domingo,  y por otros miembros de la Corporación dando comienzo al curso, después de que los visitantes realizaran una visita guiada por la ciudad de la mano de las guías de la Oficina de Turismo. Los alumnos, de 17 y 18 años de edad, más allá de las clases, pudieron integrarse en la vida de Sigüenza, además de visitar Alcalá de Henares, Molina de Aragón y el Alto Tajo, o de conocer el Museo del Prado y el Madrid histórico. También tuvieron la oportunidad de disputar varios partidos amistosos, de fútbol y de béisbol, contra alumnos de la SAFA y otros jóvenes locales.

Con este grupo y con otros que se recibirán a lo largo de 2011, procedentes de distintos países de Europa, la oferta de Segontiae se consolida. A lo largo de esta semana llegará otro grupo noruego de la ciudad de Holmestrand, la misma desde la que vinieron el año pasado. Segontiae está en este momento impartiendo enseñanza de español en Sigüenza a grupos y alumnos de todas las edades, no solo de Noruega, sino también de Inglaterra, Francia, Suiza y Alemania principalmente.

Esta iniciativa educativa está resultando de gran interés para Sigüenza, no solo por lo que supone de internacionalización de la ciudad, sino también por la modalidad de alojamiento de estos grupos, en hogares seguntinos, fórmula muy bien acogida desde el primer momento por anfitriones y visitantes. Las familias locales implicadas en los programas del año pasado y en el que ahora comienza para este año manifiestan que la convivencia resulta extraordinaria.

La breve distancia a Madrid y a sus museos, y aún menor al aeropuerto de Barajas, las posibilidades culturales de la ciudad, de combinar naturaleza e historia y el atractivo que ya despierta fuera de nuestras fronteras Castilla-La Mancha son sólo algunos de los atractivos que los noruegos encuentran en la ciudad de Sigüenza. Fructifica así el trabajo previo hecho por Hernández acudiendo a ferias internacionales de escuelas de idiomas. “He difundido el proyecto en Suiza, Francia, Londres y en los países escandinavos. Explico mi programa personalizado y lo que es mi ciudad. Cuando la gente lo conoce realmente, Sigüenza les parece un destino ideal para aprender castellano”, afirma.

Los cursos de castellano de Segontiae se adaptan a los requisitos temporales y de nivel de los alumnos. “Vienen alumnos desde una semana hasta tres meses”, dice Sonia. Las clases son intensivas, de cuatro horas por las mañanas. Por las tardes el programa se complementa con la organización de excursiones para que conozcan la cultura española, castellano-manchega y seguntina, y la historia, monumentos arquitectónicos y patrimonio natural de la localidad. “Los alumnos vuelven a sus países muy contentos. Muchos de ellos repiten”, termina la profesora.