Taller de zambombas en Cabanillas

Como la media docena que ha participado en el seminario, ‘cerrando’ curso con seis zambombas listas para ser tocadas esta Navidad. En su mayoría, los instrumentos han sido realizados con barriles de roble francés y piel de cordero. Tal y como relata el ‘maestro’ Doncel, el proceso de elaboración de los instrumentos ha sido totalmente artesanal, cuidando hasta el último detalle para conseguir que la zambomba sobreviva al uso y al paso del tiempo. “Si haces bien la zambomba, te puede durar años. Yo tengo alguna desde hace más de dos décadas”, explica Gustavo Doncel.
Él mismo ha sido el encargado de desvelar a los participantes los secretos de que una zambomba suene mejor; “es esencial que quede muy bien tensa y que no caiga en distintas manos. Después, para tocarla, sólo hay que desplazar con suavidad la mano por la caña para lograr un buen sonido”.
Incansable en su afán por extender la tradición de la zambomba por Cabanillas, Gustavo Doncel mantiene abierta la posibilidad de preparar más instrumentos con el objetivo de tenerlos listos para la tradicional Zambombada que forma parte del programa navideño del municipio. “En elaborar una zambomba se tardan unas cuatro horas, más un día entero para que la piel seque. Por tanto, estamos a tiempo si alguien más decide disfrutar de esta experiencia”, invita el promotor de la idea. A la recompensa personal que supone realizar una zambomba con tus propias manos, doncel añade el beneficio económico; si una zambomba llega a alcanzar en tienda un precio de 150 euros, la que haces tú no sobrepasará los 80.