Trillo y el resto de centrales nucleares españolas cumplen los criterios de seguridad

El informe señala igualmente que las plantas disponen de márgenes adicionales para afrontar con garantías sucesos extremos más allá de las  bases de diseño, así como sus consecuencias.
Siguiendo la metodología definida para estas pruebas en el marco de la Unión Europea, se han analizado tres aspectos que fueron relevantes en el escenario de Fukushima:
– Comportamiento frente a terremotos, inundaciones y otros fenómenos naturales extremos.
– Pérdida total de energía eléctrica, pérdida total del sumidero final de calor y la combinación de ambos.
– Gestión de accidentes severos, incluyendo reactor y piscina de combustible gastado.
Para la Presidenta de Foro de la Industria Nuclear Española, Mª Teresa Domínguez, “tanto el rigor en el desarrollo del trabajo del informe, como los resultados positivos de las pruebas de resistencia muestran la solidez del programa nuclear español en su conjunto, que no ha escatimado esfuerzos para afrontar los retos planteados tras Fukushima”.

El informe final del CSN será evaluado por organismos reguladores de otros países europeos, estando prevista la publicación del informe común para el conjunto de la UE a lo largo del primer semestre de 2012. Este ejercicio de re-evaluación es el primero que se realiza en Europa con criterios armonizados sobre los márgenes de seguridad de las instalaciones nucleares europeas, contribuyendo a la seguridad y transparencia de la energía nuclear como fuente de suministro clave para Europa y con gran valor en el presente y futuro energético de nuestro país.