Última semana para visitar la exposición “Mudayyan” en el museo provincial

Más de 7.000 personas han visitado ya este montaje que fue inaugurado el pasado 7 de marzo. Anteriormente estuvo en el Palacio de Fuensalida de Toledo donde registró más de 11.000 visitas.

Castilla-La Mancha cuenta con dos de los grandes focos del mudéjar en España, el aragonés y el toledano. Ambos dejaron su huella tanto en la provincia de Guadalajara, en concreto en Molina de Aragón, donde se impuso la cerámica turolense –en el yacimiento de El Prao de los Judíos-, como en la capital guadalajareña. Estas influencias se pueden observar en la exposición, con la presencia de piezas de ornamentación de interiores y objetos de la vida cotidiana, yeserías, cerámica, grandes tinajas, carpintería de madera y azulejería.

Un apartado imprescindible es el dedicado al Palacio del Infantado, en el que se expone una selección de algunos de los escasos elementos decorativos que sobrevivieron a la Guerra Civil. En la exposición se pueden observar fragmento del artesanado y decoraciones del friso del Salón de Cazadores, además de un panel de azulejos del zócalo de este salón, del Palacio del Infantado. La muestra cuenta además con ejemplos de carpintería de madera de Toledo y Guadalajara.

Este viaje al pasado artístico, histórico y cultural se ha visto complementado por un ciclo de conferencias en el que diferentes expertos han analizado la presencia y las características del mudéjar tanto en Castilla-La Mancha como en la provincia de Guadalajara.