Un ganadero de Galve de Sorbe sufre tres ataques de los lobos en veinte dias

“Así no se puede vivir, esto es una desmotivación total” explica Muñoz. El ganadero  añade que el desánimo no sólo viene por las pérdidas económicas que se originan, sino por la sensación de haber perdido el trabajo y el sacrificio de tantos meses. “Estás alimentando a un animal para que luego se lo coma otro”, subraya el ganadero de Sorbe, quien lleva sufriendo estos ataques desde hace cuatro años y ha perdido, en este tiempo, cerca de 40 ovejas de su cabaña. 
Precisamente en el último ataque, que se produjo el pasado domingo, el propio ganadero fue testigo de cómo huía el lobo tras atacar a su ganado, incluso explica que son muchos los vecinos del pueblo, que en los últimos días,  ven a estos animales merodear por los alrededores.  “Vi como el lobo huía carretera arriba, sin poder hacer nada”, explica Muñoz.