Un partido contra la historia: el BM Guadalajara vuelve a Granollers

La primera temporada fue en la 94-95 cuando un Avirresa Guadalajara, liderado por el ahora director deportivo del club, Javi Rodríguez, caía derrotado por 33-25. En los catalanes militaba uno de los mejores jugadores de balonmano de la década de los 90, el serbio Veselin Vujovic. Bien arropado por más históricos como el ruso Viatcheslav Atavin o el goleador Carlos Viver. Aquel equipo ganó la primera de las dos Copas EHF consecutivas que levantaría.
Una campaña más tarde, los vallesanos también vencieron de forma contundente a los de Guadalajara, que en sus filas contaban con Pasqui -actual entrenador del FC Barcelona-, Morales o Infestas, entre otros. Por su parte, en el Granollers figuraba un joven, ahora retirado, Quino Soler, viejo conocido de la afición alcarreña ya que con el Pozoblanco disputó la final por el ascenso a Asobal en el San José. El resultado de aquel choque fue 31-15. Y esa temporada, Granollers volvería a celebrar una Copa EHF.
 Y mucho más reciente, la pasada campaña (2010-11) el equipo de Fernando Bolea se vio arrasado por un vendaval (39-22). Los de Manolo Cadenas llegaron a tener un acierto devastador (39 goles de 49 lanzamientos, es decir un 80% de efectividad). Los Antonio García -autor de 10 goles-, Álvaro Ferrer, Nikcevic y compañía no tuvieron rival ante un Quabit que sólo pudo aguantar el chaparrón en el Palau.

Garralda vuelve a Granollers
La leyenda se empezó a forjar en Granollers. Un jovencísimo Mateo Garralda dejaba el BM Burlada para enrolarse en las filas del conjunto vallesano donde estuvo de 1986 a 1991. Más tarde daría el gran salto al BM Atlético de Madrid, al Teka y posteriormente al FC Barcelona. Para el lateral navarro del Quabit, mucho mejor de sus molestias en la rodilla, será un partido muy especial.