Unos 60 buitres “atacan” las ovejas de un ganadero en Molina

“Cuando ví lo que estaba pasando, me acerqué a espantar los buitres y entonces, se me tiraron encima, supongo que para que no les quitara la carne –las ovejas a las que atacaban-. Todavía tengo algunos moratones en la pierna”, asegura el ganadero, preocupado por la situación que padece el sector, agravada, sin duda, por estos ataques.
Valentín García responsabiliza de ello a la Junta, tras su decisión, este verano, de exigir de nuevo a los ganaderos depositar el ganado muerto en los contenedores habilitados para ello, que se lleva una empresa contratada para ese fin, y que sustituyen a los puntos que hasta entonces había habilitados como buitreas donde dejar las reses para servir de alimento a los buitres e impedir que estos, por falta de comida, atacaran, como han hecho ahora, al ganado vivo.
“Ahora los buitres vuelven a quedarse sin comida en sus buitreras y no tienen más remedio que buscarla, como haríamos cualquiera; pero los paganos somos siempre los ganaderos”, reconoce indignado Valentín García.
“Estamos temblando. Pedimos a la Junta que no nos asfixie con más exigencias y que nos ponga facilidades. Nuestra subsistencia y la del sector ganadero está en peligro”, incide.