UPA pide a la Junta que autorice de nuevo el uso de buitreras

 

Desde esta organización creen que de esta forma se evitarían nuevos ataques a reses vivas, un recurso del que ya de por sí resulta cada día vez más difícil vivir, asegura Ramiro, responsable de la Unión de Pequeños Agricultores en la provincia.
“Consideramos que si se autorizará de nuevo el uso de las buitreras se evitarían muchos daños mayores, entre ellos el de la previsible desaparición de la ganadería en esta provincia a muy corto plazo”, señala.
A este problema se une también hoy, el elevado precio de los piensos, el coste de los seguros que tienen que tener ante este tipo de ataques, el de las numerosas revisiones veterinarias, o el retraso en algunos pagos por parte de la Junta como son las ayudas de “alta montaña”, subvenciones que van con demora, y que según UPA, están ocasionando una quiebra importante en la economía doméstica de los pocos ganaderos que quedan en esta provincia.