Valerio asegura que Román “ha dejado tirados a los ciudadanos” para plegarse a los intereses de Cospedal

Durante todo este periodo, ha permanecido mudo ante los graves ataques que ha perpetrado el Gobierno regional contra los intereses de  la ciudad y de toda la provincia con decisiones como la paralización del campus y el Hospital.

“¿Por qué ahora no se queja de que la Junta pisotea a Guadalajara, como decía cuando estaba gobernando Barreda, a pesar de que entonces se estaba construyendo el nuevo Hospital y todo estaba listo para empezar el nuevo campus y otros proyectos como la adecuación de Francisco Aritio? ¿Por qué ahora está tan callado, y no se queja de que la Junta pisotea los intereses de Guadalajara cuando han parado las obras del nuevo Hospital, no empiezan el campus y ni siquiera se han adjudicado las obras de Francisco Aritio?”, se ha preguntado Valerio.

La acumulación de los cargos de alcalde y diputado regional, lejos de servir para que se oiga la voz de Guadalajara en la sede del Gobierno regional, como justifica Román, está siendo más bien causa de abandono de los asuntos de la ciudad. La portavoz socialista ha relatado que el alcalde tuvo que ausentarse antes de acabar el último pleno municipal para marcharse a Toledo, donde tenía que  asistir a una comisión de Sanidad de las Cortes regionales. “Tuvo que  adelantar la hora de comienzo del pleno y retrasar la comisión, a ver si haciendo ‘encaje de bolillos’ le daba tiempo a estar en los dos sitios. Yo le vuelvo a pedir que se dedique al cien por cien a Guadalajara, porque tiene muchas necesidades”, ha señalado.

En estos primeros 100 días del gobierno municipal, el alcalde “se ha especializado en incumplir la palabra dada”, según la portavoz socialista. Prueba de ello ha sido el fracaso del Plan de Empleo prometido durante la campaña electoral como primera medida, que se ha quedado en menos de la mitad de lo anunciado. “Se ha gastado cuatro veces más en fiestas, lo que me parece un insulto a los parados de la ciudad”, ha remachado.
 
También ha lamentado las “medias verdades o mentiras” que ha contado en este tiempo, precisamente en asuntos como los gastos de las Ferias. Los 400.000 euros que  anunció se  convertirán  en  más de un millón de euros, con desfases tan llamativos como el desfile de carrozas, que ha costado más de 120.000 euros frente a los 25.000 reconocidos por el Equipo de Gobierno.

El balance del Grupo Socialista ha incluido también un buen número de ejemplos de mala gestión. Entre ellos, la portavoz ha destacado que sigue sin abrir el Centro Integrado de Aguas  Vivas, terminado hace meses, al igual que el Foro de la Juventud, utilizado únicamente para un concierto musical en el que los asistentes sufrieron unas pésimas condiciones. Tampoco se ha adjudicado la explotación del aparcamiento en rotación de Adoratrices ni se han vendido las plazas destinadas a ese fin. Siguen sin abrir hasta tres nuevas vías de acceso hacia el margen derecho de la A-2, entre ellas el puente de Salvador Dalí y el acceso subterráneo del polígono del Balconcillo “después de cuatro años mareando la perdiz”.

En la misma lista puede figurar igualmente el abandono del nuevo Plan de Ordenación Municipal –cuyas alegaciones siguen guardadas en el cajón desde hace dos años– y del Centro Integrado del barrio de Los Manantiales, o las permanentes demoras del proyecto del Museo Francisco Sobrino.

Un capítulo aparte han merecido los incumplimientos consentidos por el alcalde al empresario Alberto López Armada, cuyo episodio más grave fue la huelga de hambre que mantuvieron algunos de sus trabajadores para reclamar cantidades que les adeudaban por el servicio de vigilancia de instalaciones deportivas municipales. Tras lamentar el pasotismo del Equipo de Gobierno y del propio alcalde ante este conflicto, Valerio ha asegurado que el empresario sigue incumpliendo la normativa laboral en la contrata que tiene adjudicada para la gestión de la finca Castillejos.

A preguntas de los periodistas la portavoz socialista se ha referido a los recientes encierros de las Ferias, que ha calificado como un “modelo  agotado”. Valerio ha reclamado que se corran toros en puntas, como ocurrió durante la etapa de gobierno del PSOE. “Entonces quedó demostrado que es perfectamente posible con el actual reglamento”, ha señalado.

También se ha mostrado sorprendida por el cambio de criterio del concejal de Asuntos Taurinos, Lorenzo Robisco, que urgía a  la Junta de Comunidades desde hace varios el cambio del reglamento taurino y ahora que está gobernada por su partido dice que ya no hay prisa. “Es otra prueba evidente de la sumisión del Ayuntamiento de Guadalajara a los intereses políticos del PP y de la señora Cospedal”.