Valerio pide la dimisión del “subdelegado del Gobierno por amedrentar a personas mayores en sus centros de salud”

Magdalena Valerio, parlamentaria nacional del PSOE, ha pedido hoy la inmediata dimisión del subdelegado del Gobierno en Guadalajara por haber dado orden a la Guardia Civil de controlar el acceso e identificar a las personas que acuden a los centros de salud de Hiendelaencina y El Pobo de Dueñas, afectados ambos por el cierre del servicio de urgencias decidido por el Gobierno de Cospedal.

A juicio de la diputada socialista, “el subdelegado del Gobierno está utilizando indebidamente a la Guardia Civil para amedrentar a la ciudadanía, sobre todo a personas mayores que van al médico a recibir un derecho básico como es el cuidado de su salud”, en lo que ha calificado como una orden “desproporcionada y desmedida” que “roza la posible comisión de un delito de coacciones”.

Valerio ha basado sus apreciaciones en la abundante jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Constitucional que ordenan, respecto a la potestad de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para identificar a personas, que se respete el principio de proporcionalidad, se excluya la arbitrariedad y se aplique la ley sin excesos para conseguir el buen fin que se pretende. En este sentido, ha subrayado que en Hiendelaencina y El Pobo de Dueños “se está restringiendo el acceso al centro médico, donde se presta un derecho esencial para la ciudadanía y lo normal es que a las personas les pida el médico la tarjeta sanitaria, pero no encontrarse un Guardia Civil en la puerta que les pide el DNI”.

Tensión innecesaria y peligrosa para personas mayores.

Junto a Magdalena Valerio ha comparecido Francisco Lorenzo, alcalde de La Huerce y diputado provincial por la zona de la Sierra Norte de Guadalajara, quien ha relatado lo ocurrido ayer en el centro de salud de Hiendelaencina. “Me impactó ver cinco coches de la Guardia Civil a las puertas del centro de salud, la gente estaba tranquila y no pretendía ocupar el centro médico, era gente mayor que iba a controles rutinarios de su salud, en concreto ayer a controlar su tensión, y se produjo el caso de una señora que sufrió una precisamente una subida de tensión y tuvo que ser atendida”, ha contado Lorenzo, quien ha achacado estos hechos a “la ansiedad y tensión que se está generando en estas personas”.

Francisco Lorenzo ha ironizado sobre el gran despliegue de seguridad que se ha ordenado estos días en Hiendelaencina, convirtiéndolo en “el pueblo más seguro de la provincia”, para añadir que “ya nos gustaría que la Subdelegación del Gobierno fuera igual de diligente para mandar el mismo número de efectivos cuando hay incidentes en la zona que lo está siendo ahora para controlar a personas que en su mayoría son pensionistas”.