Vecinos de Viana de Mondéjar y Morillejo suben a las Tetas de Viana en una jornada de hermanamiento

La expedición conjunta partió de Viana a las ocho y media de la mañana. Además del primer propósito de andar, ver y charlar, deshaciendo con el paseo el famoso dicho popular sobre las Tetas que reza “muchos son los que las ven, pocos los que las maman”, la jornada tuvo también un segundo, de carácter formativo en los campos de la geología y de la arqueología. La subida se interrumpió varias veces para escuchar la charla que impartió Enrique Díaz Martínez,  geólogo del Instituto Geológico y Minero de España y miembro de la Sociedad Geológica de España;   y la histórica, que impartieron los arqueólogos alcarreños Israel Jacobo Alcón García y Antonio Batanero Nieto.

Los científicos determinaron hasta seis puntos de observación diferentes a lo largo de la caminata en los que describieron la formación geológica de las Tetas de Viana y dieron una serie de apuntes del tipo de sociedades humanas que poblaron las cimas de estos cerros. Enrique Díaz explicó a morillejanos y vianeros la razón física que ha mantenido elevadas las Tetas a través de los diferentes periodos geológicos. La Alcarria Alta forma parte de la gran Cuenca del Tajo, una cuenca sedimentaria endorreica que se formó durante la Era Terciaria o Cenozoiza entre los Montes de Toledo, el Sistema Central y la Cordillera Ibérica, que la sierra de Altomira divide en dos formando la Cuenca de Madrid y la Depresión Intermedia. El geólogo explicó que las Tetas de Viana son dos cerros testigo de hasta donde llegó la sedimentación del Terciario en la Cuenca del Tajo. El estrato de caliza dura que hay en la parte alta de las Tetas protege de la erosión a lo que hay por debajo. Esta es la razón de la formación de ambos cerros.

Por su parte los arqueólogos hicieron uso de una serie de reproducciones de cerámica  de diversas tipologías para ilustrar la cultura material de dichas comunidades del pasado. A la llegada a la falda de los montes, la comitiva desayunó en el canalillo de las Tetas. El regreso a  Viana comenzó pasadas las 13:00 horas. A la llegada al Centro Social, la Jornada la remató una comida de hermanamiento en la que estuvo presente una delegación municipal encabezada por el alcalde de Trillo, Francisco Moreno.

A los postres se proyectó en el mencionado local social unos vídeos de las fiestas de Morillejo de años pasados (1992/93) haciendo saltar alguna que otra lágrima de emoción a la par de muchas sonrisas, al ver a vecinos y familiares, algunos ya desaparecidos, disfrutando de las fiestas.

Posteriormente, los más valientes emprendieron una segunda marcha al conocido como “Hoyo Hondo” en una visita guiada a esta espectacular dolina localizada cerca de la urbanización trillana de Valdenaya.