Villanueva de la Torre crea la estructura necesaria para poder ayudar mejor a las familias necesitadas

villanuevatore280613El equipo de Gobierno de Marta Valdenebro presentó en el Pleno una nueva ordenanza para regular las ayudas de emergencia social del municipio así como bonificaciones del cien por cien en las ordenanzas que regulan los precios de las escuelas municipales y los talleres y actividades culturales para los niños en riesgo de exclusión social
La Ordenanza de las Bases que regulan las ayudas de emergencia social y de prevención de la exclusión social establece el marco imprescindible para instaurar estas ayudas y ayudar a los vecinos de Villanueva que más lo necesitan; de una forma muy especial a los niños de hasta 16 años. Y es que, como municipio que se presenta al sello de reconocimiento que otorga UNICEF, el Ayuntamiento de Villanueva de la Torre desarrolla políticas activas en defensa y de las disposiciones y principios recogidos en la Convención de los Derechos del Niño.
En palabras de la alcaldesa, “queremos que los menores de Villanueva de la Torre procedentes de familias en situación de exclusión social puedan acceder a las oportunidades vitales y al ejercicio de sus derechos en condiciones de igualdad y respeto a la identidad personal frente al resto de niños”. “Nuestro compromiso con la infancia va más allá de lo meramente superficial, son cambios estructurales para proteger  al menor a largo plazo, de forma permanente y real”, añade Valdenebro.  No en vano, las tres propuestas sociales presentadas en el pleno están totalmente integradas tanto en el “Plan integral de la infancia y adolescencia 2014-2016”  como en  el “Programa Inclúyete”.
Para acceder a las ayudas, queda establecido que es requisito imprescindible estar en un plan de intervención social con los trabajadores sociales. La ayuda máxima anual será del cuarenta por ciento del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Cabe destacar que, ratificando la importancia que se le concede a la Infancia, las situaciones de riesgo en los menores de la edad familiar se valoran especialmente con tres puntos.
Entre las medidas establecidas, se encuentran los hasta mil euros por curso y alumno que se ofrecen para el pago de comedor escolar; los doscientos euros al año por unidad de convivencia para cobertura de necesidades básicas (alimentos frescos y leche); los hasta 150 euros para medicamentos y pañales; o los cincuenta euros para pago de gastos de desplazamiento en supuestos de necesidad y cumplimiento de obligaciones inexcusables. Igualmente, se ofrecen préstamos reintegrables de hasta trescientos euros al año, previa declaración responsable, para el pago de determinados gastos de la vivienda habitual.
En lo relativo a la modificación de las ordenanzas reguladoras de la tasa por prestación de servicios de enseñanza de las escuelas municipales y del precio público por realización de actividades y talleres infantiles, juveniles y de la tercera edad, se aprobaron sendas bonificaciones del cien por ciento de la tasa en menores de edad hasta los 16 años, cuando quede acreditado que existe riesgo de exclusión social y cuando la familia se encuentre en algún itinerario diseñado por los Servicios Sociales. Así, el diez por ciento de las plazas por grupo o actividad quedarán reservadas para menores provenientes de familias en exclusión social propuestas por los Servicios Sociales.