Villanueva de la Torre también aprueba la cesión en baja a la MAS de la gestión del agua potable

El acuerdo del Pleno es una de las decisiones más importantes que se han adoptado en lo que va de legislatura puesto que supondrá una mejora sustantiva tanto en eficiencia como en ahorro para el municipio, cuantificable en recursos económicos y humanos.

La gestión del agua potable de consumo desde los depósitos hasta el grifo de los usuarios, es decir lo que se denomina “gestión del agua en baja” es una facultad que los estatutos de la Mancomunidad Aguas del Sorbe le confieren y para llevarla a cabo se requiere previamente que los Ayuntamientos cedan o deleguen esta gestión.
Para ello Villanueva de la Torre cuenta con los informes jurídicos favorables del  Vicesecretario Coordinador de Urbanismo y la autorización por parte del Pleno de la Corporación.
Para evaluar la propuesta de la MAS los responsables municipales han tomado en consideración una serie de cálculos sobre costes aproximados de la actual gestión, “Solo en energía eléctrica de las bombas de impulsión el gasto actual es de 5.000 euros de media al mes, sumando un total de 60.000 euros año”, afirmó el portavoz popular Pablo Sebastián. “A esto hay que sumar las inversiones en reparaciones de las tuberías, contadores o llaves, cuestión que se calcula  entre 15.000 y 30.000 euros al año. En horas del personal la cifra se dispara a 12.960 euros al año. Esta cifra es la resultante de considerar las horas del personal utilizadas en la revisión de los depósitos en cincuenta y cuatro fines de semana que multiplicadas por dos días, suman 108 horas, considerando que emplean dos horas por día, se acumulan 216 horas con un coste/ hora de 20 euros, lo que suma un total de 4.320 euros, que se pagan al triple por ser horas trabajadas en  festivo.”
En su informe al Pleno, Sebastián recalcó que “si las horas, en lugar de computarse en euros se computasen en horas libres, la cifra sería de 648 horas, que traducidas a días constituyen 93 días libres”.
El cálculo de los recursos considera también  que dos operarios realizan la lectura de los contadores del pueblo, dos veces al año, durante dos semanas continuas,  “lo que se traduce en 9 días, 7 horas día, por dos operarios,  suma un total de 126 horas más, es decir otros 2.520 euros”, señaló en su informe.
También se ha tomado en cuenta el trabajo administrativo que lleva aparejada la gestión por el propio Ayuntamiento, esto es, trasladar los datos recogidos a la base de datos, pasarla a la OAR, comprobar padrones y resolver las reclamaciones, le supone al departamento respectivo entre dos o tres semanas, es decir 70 horas que tasadas a 30 euros, suman otros 2100.
En resumen: 60.000 + 30000 + 12960 + 2520 + 2100 = 107.580 Esta es la cifra de lo que le cuesta al municipio, con el sistema vigente, la gestión del agua, excluyendo el coste de la misma.
El beneficio de sustituir este sistema por el convenio con la MAS es evidente. El número de horas que el personal emplea para ocuparse en asuntos del agua podrían emplearse en atender otros asuntos municipales, máxime cuando el Ayuntamiento está especialmente limitado en personal de calle, como apuntó, Marta Valdenebro, alcaldesa de Villanueva de la Torre.
Marta Valdenebro aclaró que la tasa que pagan los vecinos para el agua seguiría destinándose al agua, aunque la gestión sería externa, a través de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe.

Valdenebro fue muy clara en recalcar que el nuevo ente gestor será una Mancomunidad  de derecho público, formada por municipios de los que Villanueva de la Torre es miembro de pleno derecho desde 2009 y que hasta ahora se ha encargado de la gestión del agua en alta, es decir la que llega a los depósitos, la misma que se consume en Villanueva, por lo que ceder la gestión del siguiente tramo, es decir el que va desde las bombas de impulsión hasta las viviendas no supone privatizar el servicio.
Marta Valdenebro expresó su satisfacción con los servicios por prestados por la MAS. “Dada su especialización en la gestión del agua, entendemos que la gestión, ahora también en baja, sería prestada a nuestros vecinos de forma más eficiente y eficaz, permitiendo al Ayuntamiento destinar nuestro escaso personal a otros asuntos municipales que son igualmente muy importantes de atender”.