Antonio Pérez. El villano de la historia

Antonio Pérez. El villano de la historia
Antonio Pérez. El villano de la historia

Antonio Pérez del Hierro, a pesar de discutirse el origen de su nacimiento, es tenido como natural de Valdeconcha, a pesar de que sus orígenes sean aragoneses, de Monreal de Ariza, de donde procedía la familia del padre. Por aquí nació, y por estas tierras pasó su infancia.

Claro está que más que como “Antonio Pérez del Hierro” ha pasado a la historia, simplemente, como Antonio Pérez. El todopoderoso Antonio Pérez. Secretario de Cámara y del Consejo de Felipe II. Aquel que, en unión de nuestra doña Ana de Mendoza, princesa de Éboli, ha pasado a la historia por el lance de espadas que, en la oscuridad de los estrechos callejones del misterioso Madrid, arroparon la muerte de otro personaje tenido como no menos intrigante de aquella corte, don Juan de Escobedo, secretario a su vez de don Juan de Austria, hermanastro del rey y a quien don Felipe lo miraba, más que como a hermano, como a enemigo. O eso es lo que nuestra doña Ana y don Antonio le hicieron creer.

Ana de Éboli, la princesa intrigante cuya vida corrió pareja a la de Antonio Pérez
Ana de Éboli, la princesa intrigante cuya vida corrió pareja a la de Antonio Pérez

Fue hijo ilegítimo, y cuentan también que sacrílego, del sacerdote Gonzalo Pérez, secretario en su tiempo del rey Carlos I de España y V de Alemania, uno de los hombres más ilustrados de su tiempo. Su nacimiento fue legitimado por el rey en 1542. Hay autores que ponen en entredicho esta afirmación, es el caso de Gregorio Marañón quien lo considera hijo natural de Ruy Gómez de Silva, príncipe de Éboli, por quien estuvo protegido; como también gozó del amparo de nuestros poderosos Mendoza. Es lo que sucede con los personajes míticos, o históricos, de los que tanto se inventa y dice. Que al final todo es confuso.

Fue educado en las más prestigiosas Universidades de la época, pues pasó por las de Alcalá, Salamanca, Lovaina, Venecia y Padua, como correspondía a un personaje de alta cuna, que aspiraba a cargos de alta responsabilidad.

Su padre lo inició en los asuntos de Estado a la cercanía del rey emperador, y luego del príncipe heredero, y en 1553 ya era secretario de quien no tardarían en ser coronado como Felipe II, rey que fuese de España, de Portugal, de Inglaterra…, además de serlo de todos los reinos peninsulares, y de los de más allá de la mar Océana.

Heredó de su padre, a la muerte de don Gonzalo en 1566, el cargo de Secretario de Estado y a partir de aquí su ascenso fue meteórico, llegando su mano a muchos de los más enrevesados rincones de la corona.

El asesinato de Juan de Escobedo fue el principio del fin de Antonio Pérez y de Ana de Mendoza (óleo de Lorenzo Vallés)
El asesinato de Juan de Escobedo fue el principio del fin de Antonio Pérez y de Ana de Mendoza (óleo de Lorenzo Vallés)

Se cuenta que durante sus primeros diez años como Secretario, cargo que ostentó hasta 1578, ejerció una gran influencia sobre Felipe II, el rey prudente, el cual seguiría sus consejos reconociendo su indudable agilidad mental e inteligencia, de la que se sirvió nuestro personaje para conseguir más poder, influencia y riqueza; teniéndose como uno de los personajes más corruptos del reino por parte de algunos historiadores.

Su nombre se ha unido al de la princesa de Éboli a partir de 1573, asociación que le sirvió para enriquecerse un poco más y acceder a personajes de la aristocracia que pasaron a su bando, dividido entonces entre los llamados “ebolistas” encabezados por el príncipe de Éboli, y los conservadores del III duque de Alba; el no menos todopoderoso don Fernando Álvarez de Toledo, el Gran Duque.

La muerte de Juan de Escobedo en 1578 precipitó su caída, siendo detenido como participante, sino inductor de la misma, al parecer ordenada por el propio rey Felipe II.

Antonio Pérez fue detenido en la noche del 28 de julio de 1579, al igual que la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, la cual fue llevada a la torre de Pinto, antes de terminar sus días encerrada en el palacio de Pastrana.

Antonio Pérez liberado por los aragoneses (óleo de Manuel Ferrán)
Antonio Pérez liberado por los aragoneses (óleo de Manuel Ferrán)

Antonio Pérez fue puesto en libertad poco después, ordenándose una nueva detención en 1585 acusado de tráfico de secretos de estado y corrupción reconociendo, al parecer bajo tortura, en 1590, su participación en la muerte de Escobedo.

Escapó de la prisión ese mismo año, con la ayuda de su esposa, Juana Coello, acogiéndose a la jurisdicción y leyes aragonesas, creando un grave problema a la corona castellana así como al propio rey, quien intentó detenerlo en numerosas ocasiones. Solicitando la detención en aquel reino y lo que hoy conoceríamos como “extradición” al de Castilla. Las leyes de Aragón lo protegían. Creando uno de los grandes conflictos entre ambos reinos. Hasta el punto de que don Felipe envío a sus ejércitos, y el pueblo se levantó en masa en defensa de uno de los suyos.

Finalmente, Antonio Pérez dejó Aragón para refugiarse en Francia, siempre perseguido por el rey Felipe; falleciendo en París en 1611, según se cree en la ruina, tras haber sido desposeído de sus bienes. No sin antes haber sido condenado en ausencia, a las máximas penas que contemplaban las leyes de Castilla y, por supuesto, a ser desposeído de sus bienes terrenales.

Dejó a su muerte numerosos escritos en los que dio cuenta de su vida, obra y milagros, puestos en folio y libro bajo el pseudónimo de Rafael Peregrino. En ellos, en sus papeles, no lo cuenta, pero a sus espaldas se cargaron unos cuantos muertos más. Su vida, y obras, han sido menos noveladas que las de nuestra princesa del parche en el ojo. Ambos, no cabe duda, son los villanos de muchas de nuestras historias. Con él, cuentan, nació la historia negra española.

Entre sus escritos se cuentan sus “Relaciones”, que es lo que hoy conoceríamos como “memorias” de un hombre de acción. Unas memorias, o relaciones, que comienza a la moda de su tiempo, justificando las líneas de su vida: Porque he entendido que la pasión anda tan cebada contra mí, que aún la sombra me persigue

Y, a pesar de todo ello, la sombra de su vida lo sigue persiguiendo.

Antonio Pérez del Hierro nació en Valdeconcha (Guadalajara), en 1540; murió en París (Francia), el 7 de abril de 1611.

Tomás Gismera Velasco

Escritor e historiador, es autor de numerosos trabajos biográficos sobre personajes históricos de Guadalajara. Es igualmente un autor de referencia en torno a la Serranía.