La situación de los caminos, a debate

Hace unos días saltaba la noticia. Las fotos del suceso corrían por las redes sociales. Muchos se lamentaban. Otros, se enfadaban. Pedían medidas para evitar que el problema se repita. Una vez más, el mal uso del medio natural protagonizaba la polémica. ¿El perjudicado? Un paraje de la provincia. En concreto, uno de los caminos que asciende hasta las Tetas de Viana. El paso de vehículos motorizados lo había perjudicado seriamente. Y la erosión de las últimas lluvias hizo el resto…

Se trata de un asunto recurrente. El abuso de estas vías es una cuestión diaria. Pero, ¿cuál es el estado real de dichas «comunicaciones»? “Hay de todo. Existen caminos que se hallan bien conservados y otros, en cambio, que no lo están tanto”, asegura Santos López, director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural. “Además, con las precipitaciones que hemos tenido este año, algunos ejemplos se encuentran bastante afectados…”, confirma.

Una opinión que es compartida por Pepa Aldea, presidenta del Club Alcarreño de Montaña. “En Guadalajara hay pistas que no están mal”, corrobora. “Y luego se encuentran las sendas, aquellas que se utilizaban antiguamente para ir de un pueblo a otro”, y cuyo mantenimiento es mucho peor. “Como acortan las distancias entre muchos municipios, son utilizadas por propietarios de motos de montaña. Y las acaban destrozando”, asegura Aldea.

La génesis de los estropicios…
Pero, ¿cómo es posible esta situación? “Los responsables van haciendo barranqueras, hundiendo el firme. Así, cuando llueve se producen escorrentías, que terminan por deteriorar el camino”, confirma la presidenta de los montañeros. Desde Henares al Día hemos intentado hablar con representantes del Moto-Club Alcarreño y de la Federación regional de Motociclismo, para conocer su opinión. Sin embargo, no hemos podido establecer comunicación con ellos.

Mientras tanto, los daños permanecen. Un ejemplo se observa en Guadalajara capital. Concretamente, en los caminos que ascienden hasta «Los llanos de Iriépal», el cerro que se observa frente a la ciudad y en cuya cumbre se ubican varias antenas de telecomunicaciones. “Incluso, las motos atraviesan terrenos que se encuentran sembrados”, critica Pepa Aldea.

Empero, ¿quién es el propietario de estas vías? ¿Qué institución o persona debe hacer frente a los problemas que aparezcan en las mismas? “La conservación de los caminos, en un 90%, corresponde a los ayuntamientos, ya que es suya la propiedad”, asegura Santos López. “La Junta de Comunidades sólo da la autorización cuando atraviesan montes de utilidad pública pertenecientes al gobierno regional”, subraya.

En cualquier caso, desde Ecologistas en Acción reconocen que se puede dar “un uso variado” a estas calzadas. Una circunstancia que, en algunos casos, genera conflictos, “debido a que el ejercicio de determinadas actividades, como los quads, las motos o los todoterrenos, colisiona con iniciativas como el senderismo, la equitación o las propuestas agropecuarias”.

No obstante, existen una serie de reglas de comportamiento marcadas por la normativa.

“Se recuerda que el acceso de automóviles a la naturaleza está sometida a diferentes restricciones que vienen recogidas en la Ley 3/2008 de Montes y Gestión Forestal Sostenible de Castilla-La Mancha y en el Decreto 63/2006 del uso recreativo, la acampada y la circulación de vehículos a motor en el medio natural”, explican desde el SEPRONA de Guadalajara.

“En dichas normas se dispone, por ejemplo, que «la circulación con vehículos a motor por pistas forestales situadas fuera de la red de carreteras y caminos públicos quedará limitada a las servidumbres de paso a que hubiera lugar, a la gestión agroforestal y a las labores de vigilancia y extinción de incendios por parte de las administraciones públicas competentes”, agregan desde la Guardia Civil.

Además, en el artículo 8 del Decreto 63/2006 se establecen las prohibiciones generales en relación a la circulación de elementos motorizados. No pueden moverse campo a través, por espacios protegidos o por cañadas reales. Y en aquellos lugares que sí tienen la posibilidad de transitar, su velocidad no deberá superar los 30 km/h. Asimismo, tampoco se permite la utilización del claxon, de altavoces o de “focos luminosos diferentes a los exigidos por la legislación de tráfico”. E, incluso, se encuentra restringida la congregación de más de cinco automóviles, “salvo que el grupo disponga de la autorización pertinente”.

Ante las infracciones, ¿qué hacer?
Y si un ciudadano se topa con algún incumplimiento legal, ¿cómo debe actuar? Desde Ecologistas en Acción animan a que, en el caso de observar alguna irregularidad, se ponga en conocimiento de las autoridades competentes. “Pueden denunciar dichas actitudes ante la Guardia Civil o llamar al teléfono de emergencias 112, para que manden a los agentes medioambientales, que tienen competencias en ordenación del territorio y en defensa del entorno natural”, confirma Alberto Mayor, portavoz de la referida entidad conservacionista.

En este sentido, ¿han llegado comunicaciones a la Junta de Comunidades sobre la mala utilización de los caminos por parte de vehículos motorizados? “Nosotros tenemos algunas denuncias que se efectúan tanto por la Benemérita como por los agentes medioambientales, debido a la utilización de estas vías sin previa autorización”, indica Santos López.
– En cualquier caso, y para evitar posibles malos usos, ¿se debería endurecer la ley?

– Todo lo que se impulse está bien, pero lo que hace falta es una mayor mentalización para que la gente utilice los caminos con sentido común –indica el director provincial–. El medio natural es para disfrutar, no para devorar.

Una opinión que es compartida por Ecologistas en Acción. “La legislación existente en la actualidad es suficiente para abordar la presente temática”, asegura Alberto Mayor. Sin embargo, desde el Club Alcarreño de Montaña son más tajantes. “Se deberían endurecer las normas un pelín”, asegura su presidenta.

Empero, todos los sectores implicados insisten en profundizar en la educación ambiental. “Sería importantísimo apostar por la concienciación ciudadana. Hace falta sensibilizar a todos los actores implicados para hacerles ver que en la sendas de la provincia se pueden desarrollar muchas actividades al aire libre, más allá de los vehículos a motor”, señalan los ecologistas. Una postura compartida por el Club Alcarreño de Montaña. “Es como el que va al campo y deja una botella de plástico tirada. ¡Han de ser un poco considerado y recogerla! Con las motos es lo mismo. Deben tener más cuidado”, asegura la presidenta de dicha entidad.

Asimismo, desde el SEPRONA ofrecen una serie de consejos a la hora de utilizar los caminos. “Hay que circular despacio, manteniendo un ritmo regular y continuo. Así se evitará levantar excesivo polvo, arrancar piedras y horadar el suelo”, explican. “De igual forma, se puede alternar el paso de las ruedas por las diferentes zonas de rodadura para no machacar siempre los mismos puntos, de tal modo que no se formen carriles profundos que en época de lluvia erosionen el terreno”, añaden. “Y, además, nunca se ha de salir de los caminos existentes, absteniéndose de ensanchar sus calles y hacer derivaciones, vías paralelas o desdoblamientos”, concluyen desde el Instituto Armado.

– Pero, mientras se consigue este incremento de la sensibilización, ¿sería necesario un mayor control del cumplimiento de la legalidad vigente?

– La cuestión es que no hay un agente medioambiental o un guardia civil para cada sitio –indican desde la Junta de Comunidades.

En cualquier caso, las organizaciones ambientalistas exigen un incremento de la vigilancia. “Consideramos que hay muy poca supervisión”, indican desde Ecologistas en Acción. “De oficio, no existe ningún tipo de protocolo ni campaña para controlar este tipo de actividades”, confirma Alberto Mayor. “Nosotros hemos llegado a denunciar casos concretos. Y una vez que comunicamos a la administración que existe un problema, sí que se actúa”, reconocen desde la entidad conservacionista.

“Por tanto, hacemos un llamamiento a los ciudadanos que sean testigos infracciones como las indicadas, que las pongan en conocimiento de la Guardia Civil o de los agentes medioambientales, para que la situación se subsane”, añaden. Así, se podrían evitar circunstancias como la acaecida en las Tetas de Viana o en otros lugares de Guadalajara, donde se han presentado casos parecidos. Porque, como dijo la escritora, periodista científica y premio Pulizter Natalie Angier:

«La belleza del mundo natural está en los detalles»

Julio Martínez

Historiador y periodista, especialista en comunicación ambiental y en Masonería mexicana. El reporterismo es mi vocación. Ahora informando desde Guadalajara. “Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz” (Benito Juárez, 1867).