Quién será, será….

Seguro que el lector recuerda aquella famosa canción que todos hemos tarareado que interpretaba Doris Day en la película de Alfred Hitchcock, El hombre que sabía demasiado y que consiguió el Óscar a la mejor canción original en 1965

Que Será, Será,
Whatever will be, will be….

Que Será, Será,
Lo que será, será….

Tomémosnos una licencia y cambiemos el título por «Quién será, será» para definir la situación política en Guadalajara en las dos próximas semanas.

Hace escasamente siete días que se han celebrado las elecciones municipales y aún nos quedan dos más para despejar la margarita de quien será el próximo alcalde de la capital y de otros muchos pueblos, las incertidumbres se disparan.

Es verdad que han sido unos resultados algo dispares; el PP, comandado por Antonio Román, ha pasado de 11 a 8 concejales y por lo tanto perdiendo las elecciones y la alcaldía; y que el PSOE, con Alberto Rojo a la cabeza, ha sacado 10 concejales, aumentando en dos el número de ediles. El resto de los escaños se los reparten entre Ciudadanos, con tres concejales; dos ediles para Vox; uno para Unidas Podemos (otro gran derrotado) y otro para A Guadalajara hay que quererla.

De esa noche electoral aún resuenan en mi cabeza las palabras de Román y de Rojo auto proclamándose “alcaldes de Guadalajara”; el primero incluso ofreció su cabeza para que el “centro derecha”, como el lo denominó, es decir PP-Ciudadanos y Vox, continuara gobernando el ayuntamiento y Rojo por su parte, pletórico en la sede del PSOE junto a Bellido, ya se veía como nuevo “alcalde del cambio”.

Al día de hoy todas las espadas están en alto. Los periodistas preguntamos y preguntamos una y otra vez, ya no solo a Román y a Rojo, sino a otros miembros de los dos partidos o incluso a componentes de las dos candidaturas por cual a va a ser el resultado final y nadie suelta prenda (aunque es verdad que mucho “analista político alcarreño” especula con ganas).

Pero tampoco en Ciudadanos se mojan; Rafael Pérez Borda no quiere desvelar aún nada, si es que ya lo tienen claro y decidido y en Guadalajara la gente se pregunta, o mejor dicho nos preguntan “quien será, será” el próximo alcalde. Creo que ni los dos candidatos aún lo saben.

A Ciudadanos le va a costar decidirse, pues seguramente su apoyo al nuevo alcalde vendrá supeditado por los pactos que los chicos de Rivera hagan a nivel, no solo nacional, sino en otras comunidades autónomas o ayuntamientos con más peso específico que en Guadalajara (el ayuntamiento y la comunidad de Madrid, por el ejemplo o los pactos que Rivera y Sánchez hagan de cara al apoyo que el segundo necesita de cara a obtener la investidura como presidente del Gobierno).

Todo está en el fiel de la balanza, aún no hay nada escrito y mucho nos tememos que hasta el último momento no sabremos quien será el próximo alcalde de Guadalajara.

Y no quiero olvidarme de la diputación de Guadalajara; lo que ya es definitivo es que será un/una socialista el nuevo/a presidente/a de la institución provincial y aquí puede o no contar con el apoyo de Ciudadanos y/o del único diputado de Unidas Podemos.

Solo nos queda esperar unos días, como mucho la incertidumbre será hasta el sábado día 15, cuando se constituyan los nuevos ayuntamientos y ese será el momento de saber quién regirá los destinos de la capital durante los próximos cuatro años.

Se acaba el tiempo y Ciudadanos ha de hacer el último tiro libre en la cancha política, ¿tirará a la canasta de la izquierda o la de la derecha? Pregunta hoy sin respuesta.