26 M, unas elecciones cruciales

Tras la resaca electoral de esta noche, llega el momento de hacer algún balance de lo que ha pasado, de lo que los periodistas vivimos anoche y lo que realmente los ciudadanos de Guadalajara y provincia han querido para los próximos años.

El Partido Popular vuelve a pegarse un batacazo de padre y muy señor mío, bajando de 15.307 votos en 2015 a 13.158 en las elecciones de ayer; lo que supone pasar de 11 a 8 concejales. Una situación que ni se lo esperaban, De hecho, Antonio Román en rueda de prensa, llegó a ofrecer su cabeza para que «gobernase el centro derecha», en una coalición con Ciudadanos y Vox

Román anoche estaba triste, había perdido la sonrisa de anteriores elecciones y yo creo que se le pasaba por la cabeza la posibilidad, y es mucha, de tener que dejar la alcaldia después de cuatro mandatos.

El PP perdió plazas importantes, plazas que no las esperaba: Sigüenza, Molina de Aragón, Jadraque o Pastrana, pero sin embargo han recuperado Yunquera de Henares. Llamativo es el caso de Almoguera, donde Luis Padrino, una autentica veleta electoral ya que ha pasado por el PSOE y el PP, en las anteriores elecciones dio la mayoría absoluta a los conservadores y esta vez creo un partido propio llamado A.I.A., en la que ha sacado mayoría absoluta con 5 concejales y el PP se ha quedado sin representación.

O los casos de Azuqueca de Henares, Marchamalo, Brihuega o Cabanillas del Campo donde pierden un concejal.

En la sede de los socialistas estaban eufóricos, han podido recuperar y sobre todo mantener plazas importantes que se les antojaban complicadas. A las ya comentadas de Sigüenza, Molina de Aragón, Jadraque o Pastrana, logran mantener Azuqueca de Henares con una mayoría absoluta, Marchamalo, Cabanillas del Campo, Brihuega y un largo etc. de localidades. Estos resultados hacen que la diputacion provincial pase a manos socialistas tras dos legislaturas del Partido Popular, una de Guarinos y otra de Latre.
Rojo estaba eufórico, se veía ya como próximo alcalde de Guadalajara, el “alcalde del cambio”, como lo calificó y solo a falta de mantener las reuniones con las diferentes formaciones que le pueden dar la alcaldía.

Ciudadanos esta buscándose aun, poco a poco se encuentra. Son bisagra en Guadalajara bien para dar un gobierno de izquierdas o bien de derechas, aunque anoche su cabeza de lista, Rafael Pérez Borda, apenas desveló por donde van a ir las negociaciones. Aquí tendrá que jugar una baza muy importante Sandro Ruiz, y que no le ocurra lo mismo que la vez anterior cuando apoyó al PP y se ha encontrado muchas veces que ni si quieras les han apoyado en las propuestas, seguro que Sandro Ruiz no cometerá las mismas torpezas.

Irrumpe Vox, con dos concejales en la capital más otros catorce en el resto de la provincia. Antonio de Miguel ya ha comentado que apoyará un gobierno de derechas en el ayuntamiento de la capital, con o sin Román.

La izquierda de Podemos se desinfla. Si en la anterior legislatura tenían cuatro concejales, hoy han pasado a solo un concejal, con una perdida abismal de votos. Quizás una lectura sea el abandono que la que la dirección de Podemos o Izquierda Unida ha tenido a las ciudades y pueblos con poco peso electoral. Por Guadalajara pasó un día y casi desapercibido José García Molina, quien por cierto ha perdido su sillón en las cortes regionales; y tampoco nadie de la dirección nacional de Podemos ha pasado por Guadalajara. Podemos sigue siendo un partido en caída libre.

Las discrepancias entre unos y otros hicieron que la coalición Ahora Guadalajara se rompiera y cada uno campara por su lado, liando y complicando una vez más al electorado de izquierdas.

Por último llegó AIKE, una amalgama de gente de Guadalajara que bajo una plataforma municipalista ha conseguido, por los pelos, entrar en el consistorio. Lo más llamativo es que por un lado entra su líder Jorge Riendas, sin ninguna experiencia política y municipal y se queda fuera Susana Martínez, quien hasta ahora ejercía de portavoz en la coalición Ahora Guadalajara.

En cuanto a la Diputación Provincial todo está en un puñado de votos que se dirimirían en el partido de Molina de Aragón, según los datos que ha podido recoger este digital, el resultado podría quedar de esta manera: partido judicial de Sigüenza, tres diputados para PSOE y tres para el PP. Partido judicial de Guadalajara, siete diputados para PSOE, 4 para el PP, 2 para Ciudadanos, 1 para Unidas Podemos y 1 para VOX. Y en el partido de Molina de Aragón que siempre suele haber empate (2-2), pero podría dirimirse en 2-3 a favor del PSOE por lo que esta formación tendría mayoría absoluta en la Diputación.

Guadalajara se suma al cambio socialista, pueblos, aldeas, ciudades han elegido a los que van a gobernar los próximos cuatro años.