Guadalajara pierde 30 millones de euros en inversiones por el rechazo de Podemos a los Presupuestos

obras-nuevo-hospital
Obras de construcción del nuevo Hospital de Guadalajara. // Foto: SESCAM
El proyecto presentado por el PSOE destinaba 10,3 millones de euros a la construcción del nuevo Hospital, además de la adquisición de los terrenos del campus de Las Cristinas
También se frustran 4,2 millones para el regadío de Cogolludo, y los centros de salud de Azuqueca de Henares, Cifuentes y Alcolea del Pinar
La decisión de Podemos de rechazar los Presupuestos de Castilla-La Mancha para 2017, uniendo sus votos a los del Partido Popular, supone que el Gobierno regional se ve obligado a prorrogar las cuentas públicas del año pasado. Se trata de una decisión inesperada, en la medida que la formación morada había anunciado un acuerdo con los socialistas, y éstos daban por cerrado el pacto para impulsar los Presupuestos más expansivos de la región de los últimos cinco años. Sin embargo, a última hora y por sorpresa, Podemos votó en contra del dictamen de la Ley de Presupuestos, lo que supone el fin del trámite de la misma.

Con independencia de las repercusiones políticas de esta maniobra inesperada por parte del partido de Pablo Iglesias, lo cierto es que esta decisión deja en el aire decenas de inversiones y partidas destinadas a gasto social, que afectan muy directamente a algunos de los principales proyectos que la Junta de Castilla-La Mancha había comprometido en la provincia de Guadalajara.

Los Presupuestos regionales para 2017 rondaban los 8.919 millones de euros, 500 millones más que el año anterior. El proyecto contemplaba una subida de todas las partidas sociales y también la inclusión del Plan de Garantía sociales, la propuesta más importante de Podemos en esta legislatura, que contemplaba una dotación de 120 millones de euros y la implantación de una renta mínima en la región y la habilitación de ayudas para personas en riesgo de exclusión o directamente afectadas por la crisis económica y la pobreza energética. Podemos, sin embargo, pese a que en febrero pasado había expresado su satisfacción por esta medida, se descolgó ayer en la votación de las Cortes con la presentación de varias enmiendas -relacionadas, principalmente, con la escuela concertada y la agricultura ecológica- que, según José García Molina, secretario regional de Podemos, atañen a “cuestiones estratégicas”, según afirmó a los medios de comunicación en Toledo.

La inversión pública, según el proyecto de Presupuestos que el PSOE no ha podido sacar adelante, crecían un 21%. Las partidas destinadas a Educación subían un 166%; la de Servicios Sociales, un 27%; y las de Sanidad, un 9,4%. Según la Junta, el 72% del aumento de las inversiones estaba destinado a infraestructuras de carácter social. “Es el mejor presupuesto que se podía hacer en la actual situación económica, porque pone a las personas en el centro de la acción política y está pensado para conseguir que nadie se quede en el camino de la recuperación social y económica iniciada en Castilla-La Mancha”, aseguró Alberto Rojo, delegado provincial de la Junta, a finales de enero, durante la presentación del presupuesto.

Sanidad y educación, áreas más afectadas

En Guadalajara, los proyectos más afectados por el veto de Podemos a los Presupuestos están vinculados a la educación y la sanidad. La construcción del nuevo Hospital de Guadalajara, para el que las cuentas contemplaban una dotación de 10,3 millones de euros, se verá paralizada. Y queda también en el aire el desarrollo del proyecto del nuevo campus universitario en el antiguo colegio de Las Cristinas, en el centro de Guadalajara capital, porque la falta de actualización del presupuesto impide la renovación de los convenios con la universidad, en este caso, con la Universidad de Alcalá. En 2017 la Junta había reservado una cantidad para la adquisición de los terrenos.

En la provincia de Guadalajara, el presupuesto de inversiones recogido en el proyecto que el PSOE llevó ayer a la Cámara regional superaba los 30 millones de euros. Cerca de 11 estaban destinados a infraestructuras sanitarias; 6,3 a infraestructuras educativas; 8,2 a infraestructuras viales o de depuración; alrededor de 800.000 euros a infraestructuras de atención social; y 4,2 millones de euros a la ejecución del regadío de Cogolludo.

Además de la inversión en el hospital de la capital, el presupuesto también contemplaba partidas para el inicio del proceso para construir los centros de salud de Azuqueca y de Cifuentes. La Junta también se comprometió a iniciar las obras del centro de salud de Alcolea del Pinar para que fuera “una realidad” antes de finalizar esta legislatura.

En el ámbito educativo, el presupuesto preveía la inversión necesaria para iniciar el Plan de Infraestructuras Educativas, con actuaciones como el colegio de Yebes; el IESO de Alovera; la ampliación del IES José Luis Sampedro, de Guadalajara, y del CRA Francisco Ibáñez, de Iriépal; la reforma del instituto de secundaria Brianda de Mendoza, de Guadalajara; o la construcción de sendos gimnasios para los colegios Maestra Plácida Herranz, de Azuqueca de Henares, y La Muñeca, en Guadalajara.

En materia de Fomento, las cuentas de 2017 incluían las estaciones depuradoras de Horche, Sacedón y Cifuentes; carreteras como la de Peñalén-Poveda o la de Terzaga-Peralejos de las Truchas; así como la actuación sobre el puente árabe de Guadalajara.

Finalmente, en el ámbito cultural, la falta de Presupuesto incidirá de manera especial en todas las actividades sufragadas a través de la Fundación Impulsa, como el Fescigu (festival de cine solidario de Guadalajara), de la que depende buena parte de la agenda cultural y deportiva en la región. También se verá frustrada la inversión prevista para la restauración del Monasterio cisterciense de Bonaval, en Retiendas. El Gobierno de Castilla-La Mancha había comprometido alrededor de 400.000 euros, dentro de un plan en varias fases, para comenzar la rehabilitación de esta joya del patrimonio arquitectónico de Guadalajara.

Raúl Conde
Periodista. El Espanyol es mi tormento y los Ribera del Duero, mi debilidad. «Cultura, justicia, libertad» (Azaña).