José Antonio Ochaita, el Príncipe de la Copla

José Antonio Ochaíta. El Príncipe de la Copla
José Antonio Ochaíta. El Príncipe de la Copla

Se cumplen, por estos días, 45 años, que parece que fue ayer, de la desaparición física de José Antonio Ochaíta, quizá el poeta más mediático que ha dado la provincia de Guadalajara

Su muerte fue tan singular que recorrió España de punta a punta, como la recorrían sus coplas. Ya que por esos años era uno de los grandes autores de esas novelas de tres minutos que algunos cantantes, y cantantas, desgranaban con la voz rota a través de las gramolas y los programas de radio. José Antonio Ochaíta, al momento de su fallecimiento, formaba parte de uno de esos tríos que traspasan la frontera del tiempo, un trío formado por tres grandes, el de los príncipes: “Ochaíta, Valerio y Solano”, en esto de la copla; había otro, el de los reyes: “Quintero, León y Quiroga”, con el que Ochaíta aprendió y con los que, en más de cuatro ocasiones, compartió éxitos.

José Antonio Ochaíta, retratado por Luis Alberto Cabrera
José Antonio Ochaíta, retratado por Luis Alberto Cabrera

Pero no sólo de coplas vivió Ochaíta, que es por lo que se le recuerda a través de los cuatro puntos cardinales de España; ni de poesía, que es la memoria que de él conserva Guadalajara. José Antonio Ochaíta fue, igualmente, un autor teatral de éxito, a la altura, poco menos, que de los hermanos Álvarez Quintero.

Recibió los primeros aplausos con poco más de veinte años, cuando en el escenario de uno de aquellos teatrillos colegiales de Santiago de Compostela, el de los Salesianos, estrenó su primera obra: “El mendigo de la Rábita”; si decimos que el estreno coincidió con el llamado “Día de la Raza”, es decir, el 12 de octubre, ya nos imaginamos de qué iba la cosa. Del descubrimiento del Nuevo Mundo.

Corría el año de gracia de 1928 y aquella obra, de tinte histórico y en verso, suponía el comienzo de una larga trayectoria poética y teatral que se centró, en aquellos primeros tiempos de su vida literaria, en tierras gallegas.

El teatro García Barbón, de Vigo, acogió los sucesivos estrenos de las más significativas obras de nuestro autor. Obras de juventud, entre las que destacó una “Eugenia Imperial” que representada a beneficio de la Casa del Pescador marcaría un antes y un después en su vida personal y profesional.

Antes del estreno de esa “Eugenia Imperial”, que Ochaíta convertiría más tarde en copla de éxito en la voz de Concha Piquer, y con título mucho más sonoro: “Eugenia de Montijo”, el autor jadraqueño había dado el salto desde la villa del castillo del Cid a Madrid, y de Madrid a
Salamanca, a Santiago y, de nuevo, a Salamanca. Antes de regresar, con intención de echar raíces, a Santiago de Compostela.

Allí su Ayuntamiento, por aquellos días revueltos de alborotos políticos, aprobó en comisión
plenaria felicitar a nuestro autor por sus trabajos literarios en los que ensalzaba la ciudad, ya que por entonces compaginaba el teatrillo escolar con la prosa periodística en la prensa gallega, y unos poemas largos, larguísimos, en los que, a poco que se rascase, aparecían las líneas festivas en las que ensalzaba la ciudad del Apóstol.

En las actas municipales correspondientes al 28 de septiembre de 1934 se refleja el acuerdo del municipio de Santiago de Compostela, con la felicitación del Concejo.

Los maestros Valerio, Solano y Ochaíta, con Concha Piquer en uno de sus espectáculos musicales.
Los maestros Valerio, Solano y Ochaíta, con Concha Piquer en uno de sus espectáculos musicales.

La primera felicitación de su carrera que ya por entonces había cosechado indudables éxitos
literarios a cuenta de la poesía y las flores naturales recogidas en algunas provincias. Con largos poemas en los que ensalzaba, como si de un Valle Inclán o una Ofelia Nieto, un Alvaro Cunqueiro o un Otero Pedrayo se tratase, las tierras gallegas. Porque por aquellos años en los que la República triunfaba, José Antonio Ochaíta había decidido ser gallego de adopción. Que lo era, y reconocido: como una pluma de oro de la prensa viguesa, ya que escribía, y era seguido con indudable éxito, en la prensa de Vigo, en la de Santiago y en la de Pontevedra. Y paseaba su oratoria por los teatros de las tres ciudades, recitando versos o dando charlas.

Su primer libro de poemas, desgraciadamente perdido, como sus primeras líneas teatrales, estaba dedicado a Galicia: “Galicia, verso y jardín”. En él dejó impresos los paisajes de una tierra que lo había enamorado desde mucho antes de conocer a don Ramón María del Valle Inclán. Entre los amigos que lloraron su muerte se encontraba nuestro paisano el día que sucedió, y con aquellos, a sus hombros, llevó el féretro con el cuerpo inerte del gran autor teatral y, de alguna manera, maestro de nuestro hombre.

Había nacido José Antonio Ochaíta en Jadraque, sabido es, el 8 de agosto de 1905; y era su padre, por aquellos días, el maestro de la localidad. Un maestro que procedente de Trillo llegó a Jadraque para dejar allí su vida, puesto que falleció joven y de muerte poco menos que repentina, el 13 de enero de 1911. Apenas diez años había durado el matrimonio entre el maestro don Antonio y doña Cesárea García de Agustín, que celebraron una boda por casi todo lo alto en aquel Jadraque que comenzaba a caminar el siglo XX. El 17 de noviembre de 1900 se casaron, con la bendición de don Basilio Batanero, quien se desplazó desde Sigüenza para oficiar la ceremonia.

José Antonio y su hermano menor, Luis, pasarían, a la muerte del padre, a estudiar en el colegio de San Ildefonso de Madrid, a cantar los números de la lotería por Navidad, y ha hacerse hombre antes de iniciar el paso estudiantil por Salamanca y Galicia; su hermana, mayor que ellos, quedó en Jadraque, junto a su madre.

Allí comenzó la aventura de vivir de Ochaíta, en el colegio de San Ildefonso; antes de que, en
Galicia, aprendiese a recitar en aquellos días previos al gran desastre nacional, a la guerra de 1936.

José Antonio tuvo que dejar precipitadamente Galicia para buscar refugio en Madrid en aquel
nefasto mes de julio de 1936. Cuando regresó a la que fue su casa, tres años después, nada de lo que dejó quedaba en ella. Sus libros, sus escritos, sus recuerdos, sus poemas… todo había desaparecido devorado por la incomprensión de una guerra, de su crueldad y sus venganzas. Su vuelta a Galicia, lo que nos da idea de lo que allí significaba su nombre fue recogida, en primera página, por la mayoría de la prensa.

Hizo caso a la llamada de su tía Esperanza y acudió a Sevilla para desempolvarse de la pena de haber perdido una parte de su vida. En la capital del Guadalquivir su tía Esperanza Perales –Eva Cervantes para el mundo de las musas-, era un nombre de referencia, y su casa en el barrio de Triana lugar de encuentro para poetas viejos y de nuevo cuño. Para poetas como Adriano del Valle, Villalón, los Álvarez Quintero, el marqués de Aracena, Rafael de León… El Paraíso se llamaba la tertulia que en su casa presidía Eva Cervantes. Y entre tanto poeta y autor de referencia teatral comenzó a destacar Ochaíta, el autor de Jadraque.

Cancela, uno de los primeros éxitos teatrales de Ochaíta, junto a Rafael de León
Cancela, uno de los primeros éxitos teatrales de Ochaíta, junto a Rafael de León

Con Eva Cervantes publicó anteriormente un libro de poemas “Turris Fortísima”, que es un
monumento a una torre, la Giralda, en el que los dos cantan, a pares. Un libro que vio la luz en 1935 y fue recibido con gozo por los recitadores de su tiempo, y prologó don José María de Pemán. Y con Rafael de León lo primero que escribió, después vendrían las coplas, fue una comedia teatral de mucha risa y mucho verso: “Cancela”. La primera.

A esta seguirían, al menos, una docena más de títulos que, en solitario o compañía de otros, llenaron los teatros de Madrid: El Pomporé, doña Polisón…. Y en medio de todo, la copla. Esos retratos en verso que hablaban lo mismo de amores que de malaventuras; de toreros pillados por el toro o de sueños de maletillas; de princesas imperiales, de lirios y de reinas.

La Lirio, uno de los grandes éxitos del trío Ochaíta, Valerio y Solano
La Lirio, uno de los grandes éxitos del trío Ochaíta, Valerio y Solano

Fue, José Antonio Ochaíta, uno más entre la media docena de “príncipes de la copla” que tuvieron la gracia de dominar un tiempo, una época. De quienes pusieron letra a medio siglo de la historia de España. El rey indiscutible, claro está, no fue otro que Rafael de León.

Sus canciones han traspasado la frontera del tiempo y del olvido. Y se continúan cantando, y grabando aquí y allá. A este y al otro lado del mar. Y tanto son que muchas de ellas, por parecer serlo de toda la vida, se confunden con los romances medievales. Pero no, Sortija de Oro, Me casó mi madre…, y tantas más, no son romance de vieja, son canciones que escribió Ochaíta. Y el famoso Porompompero que lanzó al estrellato a Manolo Escobar y fue escrito, de tres maneras distintas, para el Príncipe Gitano; y La Lirio, que tantos secretos tenía y que elevó al estrellato a Marujita Díaz y Ochaíta escribió para Estrellita Castro, como las penas que alumbraron las Cinco Farolas, y las tan traídas y llevadas letras de la película Bienvenido Míster Marshall, por las que cobró 5.000 pesetas de las de 1950.

El Porompompero, el gran éxito de Manolo Escobar, y sus numerosas versiones
El Porompompero, el gran éxito de Manolo Escobar, y sus numerosas versiones

Canciones de películas, y algo más, que también para el cine escribió algún que otro guión que la censura, ¡ay la censura!, no lo dejó pasar de eso, de guión. A pesar de que a Florián Rey le escribiese alguno que otro, Ronda ya tiene torero, por poner un título.

De izquierda a derecha J, Antonio Suárez de Puga_ Montero Herreros_ Ochaíta_ Antonio Navarro Santafe (escultor del Oso y el Madroño ), F. Layna_ Gil Montero y Bernardino Pradel
De izquierda a derecha J, Antonio Suárez de Puga_ Montero Herreros_ Ochaíta_ Antonio Navarro Santafe (escultor del Oso y el Madroño ), F. Layna_ Gil Montero y Bernardino Pradel

En Guadalajara, en Jadraque, en la Alcarria, ha pasado a la historia de la letra como poeta de largo y cumplido verso. Y es que Ochaíta fue, además de todo lo anterior, el poeta de la Alcarria. Un guadalajareño militante que se echó la provincia al hombro para pasearla por Madrid. Y ser, cuando Francisco Layna Serrano trataba de que Guadalajara fuese la capital, sino del mundo, al menos una referencia para España, su mozo de batalla. Junto a Layna, y unos cuantos más, fundó aquella tertulia que quiso ser algo más que eso: “La Colmena”; con los guadalajareños militantes en Madrid intervino en la fundación de La Casa de Guadalajara, hoy desaparecida y olvidada por la provincia, a pesar de todo lo que allí se hizo; y con los poetas de Guadalajara fundó el Núcleo Pedro González de Mendoza, con él paseó la poesía por la provincia, inventándose, con Suárez de Puga y algunos otros, lo de los Versos a Medianoche.

Y como si fuese parte de un romance, o de una copla; uno de aquellos habría de comenzar por: Pastrana tuvo que ser

Cifuentes 1956. Homenaje a Francisco Layna, con intervención de J. A. Ochaíta
Cifuentes 1956. Homenaje a Francisco Layna, con intervención de J. A. Ochaíta

Sí, en Pastrana fue donde marchó para ser eternidad. Rayaba la luna el filo de la medianoche del 17 al 18 de julio de 1973 y José Antonio Ochaíta tendió sus manos para pronunciar aquellos versos que son memoria de toda una vida: …tengo la Alcarria entre mis manos…

Y murió sobre el escenario, como sesenta años antes había muerto su padre, sobre la tarima del aula en la que daba su clase. Murió recitando versos, que era lo que más le gustaba hacer, y a lo que se dedicaba, porque lo sentía, y porque era uno de esos pocos poetas que, por aquellos tiempos, podía vivir de hacer lo que más le gustaba: escribir.

Murió delante de la colegiata de Pastrana, ante su público. Ante las fuerzas vivas de la provincia, y recibió, al día siguiente, la tierra untada en yeso y cal del pueblo que lo vio nacer: Jadraque, que ya lo reverenciaba como al Hijo Predilecto que era de la población, porque había puesto en pie a su pueblo para reconstruir su castillo, y había sacado del olvido el nombre de su pueblo, y su pueblo, agradecido, le supo corresponder.

Y pasó a la historia de la literatura de una provincia, Guadalajara, que no lo puede olvidar.
José Antonio Ochaíta, escritor, autor teatral, poeta, guionista de cine y autor de centenares de canciones populares, nació en Jadraque el 8 de agosto de 1905 y murió en Pastrana el 17 de julio de 1973.

Tomás Gismera Velasco

Escritor e historiador, es autor de numerosos trabajos biográficos sobre personajes históricos de Guadalajara. Es igualmente un autor de referencia en torno a la Serranía.